• 26 Nov 2012
  • Sociedad
  • Visitas: 30086
  • Pastilla del día después se puede adquirir sin receta

    El anticonceptivo de emergencia, cuyo ingrediente activo es el levonorgestrel, tiene efecto hasta 72 horas después de la relación sexual.

    Jóvenes de 19 a 25 años serían las que más información necesitan sobre el uso del levonorgestrel.
    Jóvenes de 19 a 25 años serían las que más información necesitan sobre el uso del levonorgestrel.

    Redacción Sociedad

    Estefanía tiene 20 años y cursa el quinto semestre de la universidad. Lleva cuatro meses de relación con Alejandro, quien hace un mes cumplió 22 años. Una noche salieron a bailar y después tuvieron relaciones sexuales sin protección.

    Preocupados de que la joven pudiera quedar embarazada, al día siguiente llamaron a la línea informativa Habla Serio del Ministerio de Salud Pública (MSP). La persona que los atendió, les recomendó acercarse a cualquier centro de salud para recibir de forma gratuita el anticonceptivo de emergencia.

    Sin embargo, urgidos fueron a un centro de salud en el centro de la capital, donde les informaron que sin receta médica no podían recibir esta pastilla.

    Con más angustia, buscaron en   Internet alguna fundación que les informe el nombre de ese anticonceptivo y en donde pueden comprarlo. De esta manera encontraron la línea de la Corporación para la Prevención de Embarazos

    No Deseados Ecuatorianos (Copprende). Se enteraron que la pastilla se llama escapel y acudieron a varias farmacias del sector donde tampoco pudieron comprarlas y  les negaron la venta sin receta. Finalmente lograron comprar una que no era la que   buscaban, pero sí otra con la misma composición, que incluía un preservativo genérico.

    Estefanía manifiesta que no tuvo ningún síntoma aparte de la alteración de su ciclo menstrual. “No me dio ningún dolor, pero sí tuve el peor susto de mi vida con solo pensar que podía estar embarazada tan joven”, expresó.

    Un recorrido de este diario reveló que de 30 farmacias ubicadas al centro y norte de la capital, 25 venden libremente el anticonceptivo de emergencia, 3 solicitan receta médica y 2 se negaron a expenderla. Mientras que de 15 farmacias situadas al  sur de Quito, solo una solicitó receta médica. La doctora Natalia Lozano, representante de la Unidad Ejecutora de Maternidad Gratuita del MSP, aseguró que la cartera de Estado está de acuerdo con la venta libre de este medicamento. “No es un abortivo porque carece de efecto sobre la implantación del óvulo fecundado. Es un método anticonceptivo si se lo utiliza hasta 72 horas después de la relación sexual”, aclaró.

    Lozano explicó que el componente del anticonceptivo de emergencia -levonorgestrel- cumple dos funciones para evitar la concepción: la primera es inhibir o retrasar la ovulación y la segunda es espesar el moco cervical.

    Cristina Ulloa, presidenta de Copprende, consideró que la sociedad confunde el anticonceptivo de emergencia con las pastillas abortivas. Informó que de acuerdo al registro de llamadas entrantes a esta corporación, de las 19.142 recibidas desde junio de  2007, el 70% ha  solicitado información sobre esta píldora.

    Ulloa explicó que de los grupos etarios con mayor solicitud de información, el 60% está comprendido entre 19 y 25 años.

    Recalcó  que febrero es el mes con  mayor número de llamadas recibidas -21%- y en segunda instancia marzo -17%-, “aparentemente en febrero por el mes del amor y en marzo por considerar un posible embarazo”, explicó la representante.

    Sobre el caso de Estefanía, que con su novio se acercó a un centro de salud y no pudo recibir la pastilla sin receta, Lozano manifestó que “cualquier  usuario puede acudir a cualquier centro o subcentro de salud del MSP y adquirirla sin costo alguno”. Lozano aclaró que al momento de solicitar esta pastilla  le informarán al usuario acerca de una asesoría en planificación familiar, ya que como su nombre lo indica  es un anticonceptivo de emergencia  y no es recomendable utilizarlo de manera continua.

    “No tiene contraindicación aparte de los efectos secundarios que pueden surgir, como dolor de cabeza, mareo, náuseas, vómito y alteraciones en el sangrado. Pero se puede controlar cualquiera de estos síntomas”, recalcó.  Ulloa expresó que Copprende no entrega este anticonceptivo, ya que su labor es informar. “No   hay que abusar, porque mientras más se use, más riesgo de embarazo hay, ya que descompensa el sistema hormonal y no se sabrá  cuando se ovula”, explicó.

    La pastilla que el MSP otorga  es pregnón de 0,75 miligramos. Pero los otros comprimidos que contienen levonorgestrel   se los puede encontrar  bajo los nombres  de escapel, glanique y tace.