• 13 Ago 2013
  • 8
    Sociedad
  • Visitas: 1400
  • Registro Civil negó pedido amparándose en la Constitución

    Pareja de lesbianas presenta hoy una acción de protección

    La activista quiteña Pamela Troya presentará hoy junto con su pareja una acción de protección con el objetivo de lograr instaurar en el país el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ella considera que esta figura da más beneficios que la de unión de hecho.

    Redacción Sociedad

    ¿Quién es? Nombre completo: Pamela Troya Báez. Profesión: Licenciada en Comunicación Organizacional. Se gradúo en la Universidad San Francisco de Quito. Nacionalidad: Ecuatoriana. Edad: 30 años. Experiencia: Coordinadora del Colectivo Igualdad de Derechos !Ya!. Foto: Carina Acosta | El Telégrafo

    Pamela Troya y su novia, Gabriela Correa, se conocieron bailando... su relación se dio poco a poco, como un descubrimiento personal y en pareja. Luego de cuatro años de relación y dos de convivencia consideran oportuno dar el paso hacia la formalidad del matrimonio ante lo cual tienen un impedimento que radica en su condición homosexual.

    Hoy las mujeres acudirán a la Función Judicial para presentar una acción de protección, luego de la negativa del Registro Civil para otorgarles un turno para su boda, amparando esta decisión en la Constitución y en el Código Civil. Este -dicen- es el primer eslabón para lograr su propósito: la unión igualitaria.

    ¿Cómo ha sido su descubrimiento personal en el tema de la homosexualidad?
    (...)Esto se trata de un tema de genética, naces así. Yo me reconozco como lesbiana desde los 5 años, pero evidentemente a esa edad no tenía ni idea de lo que significaba que me gustaran mis compañeras (...) La salida del clóset es por capas; primero se trata de ti misma, de conocerte y aceptar que eres diferente y que eso está bien. Es un momento de incertidumbre y de dolor, de pensar qué dirá el otro de mí.

    “Todas las maravillosas luchas de la humanidad por los derechos han sido as픿Por qué impulsar el matrimonio igualitario en el Ecuador cuando ya existe la posibilidad de concretar uniones de hecho?
    Porque primero, no es un estado civil y esto no garantiza los mismos derechos que el matrimonio. La unión de hecho te dice “soltero” en la cédula de identidad y desde ese momento no es igual. (...) si Gabriela quisiera acceder a los beneficios del Seguro Social como cualquier  matrimonio lo hace por esa extensión del derecho, tendría que hacer todo un trámite. De la misma manera si quisiera acceder a un préstamo  hipotecario, tendría que volver a hacer todo este papeleo. Cuando en la cédula dice “casado” todo eso se facilita.  Por citar otro ejemplo, las declaraciones juramentadas dicen que tus bienes son los de tu cónyuge, pero si en la cédula se mantiene el estado civil se te niega el derecho, aunque vivas en  unión de hecho.

    ¿Existe algún modelo a seguir -talvez guiados por las luchas dadas en otros países- que les permita facilitar este proceso?
    No puedes coger la receta y ya. Hay que entender las realidades y las diferencias que tenemos con otros procesos en el mundo. Sin embargo, hemos realizado una exhaustiva investigación, pues no podemos desconocer todo lo acontecido, todo lo contrario, hay que destacar las luchas en otros países para estudiar cómo se ha dado la dinámica y poder adaptarla acá, obviamente con las particularidades de nuestro país.

    “La salida del clóset es por capas, primero se trata de ti misma, de aceptar que eres diferente”Ustedes se han referido a las contradicciones que existen entre dos artículos de la Constitución, específicamente el 67 y el 11, numeral 2. ¿Cómo se han planteado manejar este tema desde lo jurídico?
    Específicamente, es la acción de protección. Nuestros abogados están trabajando en equipo por este tema. Además de esto, nos hemos unido con varios colectivos y activistas para luchar juntos por el tema de la diversidad. Somos en quienes se evidencia la vulneración. Es importante dejar en claro ante cualquier persona que ponga una acción de protección de acuerdo con sus derechos, que no se puede leer un artículo de manera aislada. En este caso, la Constitución tiene un montón de artículos que están reconociendo muchos  derechos, pero uno solo nos los quita.

    ¿Por qué no presentarse directamente en la Corte Constitucional y adelantarse a todos estos pasos para concretar su propósito en menor tiempo?
    Es que no se puede. Es un tema de pasos que no pueden saltarse de golpe. Hay que pasar por todos los estamentos para llegar a la meta.

    Y dado el caso de que toda esta causa no prospere en Ecuador, ¿qué piensan hacer? ¿Están dispuestas a acudir a instancias internacionales?
    No es que pensamos, lo vamos a hacer. Ya tenemos todo definido y esto es hasta el final, hasta que lo logremos. El punto no es si lo vamos a conseguir o no; en Ecuador esto se va a dar, le guste a quien le guste. Es un tema de reconocimiento de la igualdad y de nuestra dignidad.

    ¿Cómo se han financiado para la realización de toda esta campaña?
    Pues, de nuestro bolsillo.

    ¿Cuál es el tiempo estimado por ustedes para la duración de todo este proceso y todos los pasos legales que conlleva?
    Eso no importa. Seguiremos hasta el final. ¡Así tenga 80 años, yo me voy a casar!

    ¿Qué piensa del avance que  ha tenido Latinoamérica en  el matrimonio igualitario?  
    Estoy confiada en que será un tema que seguirá  generando debate y avanzando. No se trata de un capricho. Es un derecho a la igualdad. Todas las maravillosas luchas de la humanidad por los derechos han sido así. No han sido fáciles.