• 11 Jul 2012
  • Sociedad
  • Visitas: 10135
  • No todas las clínicas privadas cumplen convenio con el IESS

    A un afiliado le dijeron que en la Clínica Kennedy de la Alborada el convenio con el IESS no cubre emergencias y a otro le aseguraron que hace dos meses no existe este acuerdo.

    El IESS tenía en sus registros 278.000 historias clínicas, ahora son 2’100.000. Foto: Santiago Arcos |  El Telégrafo
    El IESS tenía en sus registros 278.000 historias clínicas, ahora son 2’100.000. Foto: Santiago Arcos | El Telégrafo

    Redacción Sociedad

    El lunes de la semana pasada, Diana R. llevó a su madre, viuda de un afiliado del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), a la Clínica Kennedy de la Alborada, hospital que según la web del instituto mantiene un convenio con éste, brindando atención de emergencia a los afiliados.

    “El médico de cabecera de mi madre le diagnosticó una pielonefritis y le dijo que debía ser internada inmediatamente porque tenía una fuerte infección”, detalla Diana.      

    La familia no tenía dinero para cancelar consultas en un hospital  privado, y decidió ir a la clínica Kennedy para ver si a través del Seguro Social atendían a la paciente, pero allí les dijeron que no mantienen ningún convenio con el IESS desde hace dos meses.

    Entonces se dirigieron al Omnihospital, que también consta en la lista de clínicas que tienen  convenio con el Instituto. “Allí nos explicaron que no tenían espacio, en la Clínica San Francisco nos dijeron lo mismo, alegando que no había camas porque estaban atendiendo a los afectados por el incendio del Edificio Las Cámaras”.     

    Ramiro González, presidente del IESS, recuerda que el convenio con estos centros privados empezó en el 2009. “Si es atención de emergencia, ninguna clínica puede negarse a darla, según la ley. Si el paciente es enviado por referencia pero no hay camas donde recibirlo, se pueden negar, pero no pueden hacerlo solo por pertenecer al IESS”, explica el funcionario.         

    24 clínicas e instituciones privadas en Guayas (a nivel nacional son 115) mantienen convenios con el IESS, entre ellas las Clínica Kennedy de la Alborada y la del  Policentro. 

    A Vicente L., afiliado al IESS, no lo atendieron en la clínica de la Alborada. “Hace un mes llegué a este hospital, tenía la presión arterial en 130/100, con un cuadro de taquicardia, me dijeron que el Seguro no cubre casos de emergencia y que tenía que cancelar el valor señalado por la atención ($25) en la caja”. 

    Sin embargo, la semana pasada acudió a la clínica Kennedy ubicada junto al centro comercial Policentro, donde sí le atendieron, gratuitamente, como afiliado del IESS.

    La lista de clínicas privadas que atienden a los afiliados incluye, además, a la Clínica Guayaquil, la Sociedad de Lucha contra el Cáncer, el Hospital pediátrico Roberto Gilbert, las clínicas San Francisco, Panamericana, Santamaría, el Hospital Luis Vernaza, entre otros.

    “En este momento las clínicas privadas están llenas de pacientes de Seguridad Social, especialmente en Quito, Guayaquil y Cuenca”, señala González.    

    Añade que “a veces esas  privadas no tienen espacio para recibir a más gente”. Este problema ha sido recurrente en  la Clínica Pichincha, Clínica de los Valles y la Nova Clínica, detalla.

    El funcionario reconoce que se necesitan más camas y hospitales en el país. “Hay un estimado de la OMS que señala que deberíamos tener un poco más de 7.000 camas hospitalarias a nivel nacional”.

    Hace cuatro años, el IESS tenía en sus registros 278.000 historias clínicas, ahora son 2’100.000. La institución amplió su cobertura de atención a los hijos menores de seis años de los afiliados.

    Se inauguran cuatro centros médicos

    El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social abrió un hospital el pasado 7 de julio en Santo Domingo de los Tsáchilas. Entre sus proyectos, detallados por el titular Ramiro González, se encuentra la inauguración de otra clínica en agosto, en Babahoyo.

    Asimismo, a fines de julio abrirán otros centros hospitalarios, uno en Quinindé y otro al sur de Quito. Entre los  proyectos a largo plazo se encuentra la construcción de 15 hospitales en  Machala, Loja, Esmeraldas, La Concordia, Sucumbíos y Cañar, entre otros lugares.