• 18 Ago 2012
  • Sociedad
  • Visitas: 6476
  • 49 colegios de Quito aún tienen cupos de matrícula

    Representantes de estudiantes aseguran que no se está cumpliendo para todos la asignación institucionalizada de cupos por zonas, señalando que les dan espacio en sectores lejanos a sus domicilios.

    Familiares de los estudiantes se congregaron en la Dirección de Educación para  resolver sus inconvenientes de matriculación. Foto: Santiago Arcos |  El Telégrafo
    Familiares de los estudiantes se congregaron en la Dirección de Educación para resolver sus inconvenientes de matriculación. Foto: Santiago Arcos | El Telégrafo

    Redacción Sociedad

    Aunque ayer concluyó el período de matrículas para 2º y 8º  de básica en el régimen Sierra, la Dirección de Educación de Pichincha dispuso que los estudiantes que todavía no tienen un cupo pueden obtenerlo hasta el 31 de agosto.

    El lunes 20 de agosto la Dirección continuará con la entrega de certificados a los padres y madres, detallando el nombre del centro educativo donde hay cupos disponibles y se puede registrar al estudiante.

    Para la asignación se toma en cuenta la sectorización. Es decir, los estudiantes deben acudir a los establecimientos más cercanos a sus hogares.

    De acuerdo con las disposiciones del Ministerio de Educación, la asignación de cupos se realiza tanto en aquellas ciudades en que la relación cobertura-demanda no presenta problemas; como en los sectores donde dicha relación  no se encuentre satisfecha.

    La inscripción y registro se hará directamente en los establecimientos atendiendo a la capacidad física instalada, aplicándose así la zonificación y sectorización.

    La institucionalidad dispone que este proceso se aplique de la siguiente manera: el 50% de cupos será asignado previo la valoración y registro que favorecerá a los estudiantes que hayan obtenido mejores calificaciones.

    El 50% restante se regirá al proceso de zonificación, que se aplicará sobre todo en las ciudades donde existe una densidad poblacional alta, Guayaquil y Quito, por ejemplo.

    ¿Por qué deciden zonificar? Así se evita la congestión vehicular y también que los alumnos recorran distancias largas desde su vivienda hasta el plantel, explica Beatriz Caicedo, subsecretaria de Educación del Distrito Metropolitano de Quito.

    Sin embargo, durante el último proceso de matriculación se registraron casos de padres que denunciaron el incumplimiento de este proceso institucional.

    Una de ellas es Miriam Angulo, madre de Shirley Romero. Ella quería matricular a su hija en la escuela Paraguay (ubicada en las calles El Tiempo y Pasaje Mónaco –norte de Quito-) en segundo de básica. La mujer vive en el sector de La Carolina y el establecimiento queda a pocos minutos de su casa.

    Sin embargo, el personal del organismo le indicó que podría tener un cupo en el Centro Educativo María Angélica Carrillo, en el sector de Carcelén, que le queda a 45 minutos. Miriam no aceptó. “Estamos pidiendo que dejen a nuestros hijos estudiar. No es justo”, comentó. 

    Ximena Taco se encuentra en una situación similar. A las 08:00 del pasado jueves llegó a la Dirección de Educación con un ticket a esperar que se la atienda. “Mi hija no salió favorecida por sorteo ni por la sectorización”, señaló la mujer.

    Diana López explicó que desea registrar a su hijo Xavier Arellano en el colegio Mejía (centro de Quito), pero vive en la parroquia de Alangasí (occidente de Quito).

    Su trabajo queda a tres cuadras del plantel y cree que así podrá estar cerca de su hijo. A ella le indicaron que su hijo podría estudiar en el Centro Educativo Alejandro Andrade Coello, pero la madre aseguró que no le conviene. “No puedo controlar a mi hijo”. 

    La señora Taco vive en Carapungo. El establecimiento más cercano a su domicilio es el  Helena Cortez Bedoya (ubicado en el Pasaje G), pero a ella no le convence.

    “No es una escuela de renombre, pero a este paso voy a inscribir a mi hija en donde le toque”, soltó,  resignada.
    Walter Pérez, gerente de Supervisión de la Dirección Provincial de Educación, escuchó la inquietud de la madre y le reiteró que si deseaba otro lugar puede pedir un turno para buscar una escuela que   le convenga más.

    “No obligamos a los padres a aceptar el cupo. Si no les convence, les estamos dando un nuevo turno para que se acerquen a ver qué otro establecimiento tiene cupo disponible, de acuerdo con su conveniencia”, explicó el funcionario.

    En las instalaciones de la Dirección se volvieron a instalar carteles de las instituciones educativas sectorizadas por Distritos. Quito se ha dividido en cinco. También consta la dirección del establecimiento y la parroquia para que los padres vayan a averiguar directamente con las autoridades.

    Pérez informó que el próximo lunes habrá una nueva depuración de datos, ya que existe la disposición de que se emita un listado de los cupos y los niveles disponibles. “Con esta información direccionamos a los padres de familia para que vayan al plantel de acuerdo con lo que disponen las autoridades. Lo importante será ejecutar la sectorización”.

    Otros procesos en las matrículas

    Desde el 21 de agosto las matrículas estarán abiertas para los alumnos nuevos en escuelas y colegios donde  haya cupos. Hasta el 29 de agosto los establecimientos tienen plazo para adecuar su infraestructura e implementar la coeducación.

    Por disposición del Ministerio de Educación, los estudiantes que fueron promovidos al nivel inmediato superior quedan matriculados automáticamente, de tal manera que no será necesaria la presencia de los padres en la matriculación. Con ello se redujo la aglomeración de filas.

    El lunes 20 y el martes 21 se receptarán las matrículas para los estudiantes que perdieron el año. Ellos tienen que acudir junto con sus representantes, presentando la copia de la matrícula del año anterior. El horario será de entre las 08:00 y las 13:00.