• 08 Mar 2013
  • Columnistas
  • Visitas: 1918
  • La “Leyenda Hugo Chávez”

    Sebastián Vallejo

    Sebastián Vallejo

    Pasará a la historia como el hombre que marcó el punto de inflexión en el curso de la política en América Latina. La transformación que se dio en el continente como resultado de los 14 años de presidencia de Hugo Chávez serán repasados, revisados, criticados y admirados por académicos; y su obra e ideología serán recordados por muchos años en Venezuela. Sin alimentar la “Leyenda Hugo Chávez”, la influencia de su legado es innegable. El problema, en el futuro, será, precisamente, la “Leyenda Hugo Chávez”.

    Desde Venezuela Hugo Chávez fue capaz de transformar las relaciones entre el centro y la periferia, reivindicando la soberanía nacional y dando bríos a una serie de procesos que se fueron expandiendo por América Latina. Irreverente y, muchas veces, descuidado con sus declaraciones, supo responder a los poderes hegemónicos, principalmente a los Estados Unidos, respaldado por una reserva enorme de petróleo y, a la interna, con un amplio apoyo popular. Un proceso de reivindicación social que incluyó la nacionalización del petróleo y que no ha carecido de detractores.

    Fue su activa participación en la búsqueda de la integración de América Latina lo que marcó su liderazgo en la región. Una búsqueda enérgica por insertar al continente en el plano internacional y fortalecer nuestra posición frente a una serie de instituciones internacionales que no responden a la multipolaridad. De ahí el interés de Hugo Chávez por crear organismos regionales alternativos, como ALBA y Unasur, para responder a las necesidades integracionistas de América Latina.

    La muerte de Hugo Chávez deja un vacío en el liderazgo continental y la gran pregunta es ¿quién tomará su lugar? Es el problema de haber construido la leyenda a partir del hombre. De haber centrado la construcción del Estado y de las instituciones internacionales alrededor de una persona, lo que eventualmente deja, y está dejando, vacíos en el proceso. Las características de Venezuela, su posicionamiento geopolítico, respaldaron la gestión de Chávez, pero fue, sin duda, la imagen construida a partir de Chávez lo que la vigorizaba.

    Brasil, el único país en América del Sur globalmente influyente, ha dejado claro que su agenda no prioriza la integración regional. El resto, más allá de sus buenas intenciones y el momentum que han logrado (en especial el presidente Correa), parecen carecer -y espero equivocarme- de peso geopolítico para continuar con el proceso integracionista.  Hugo Chávez ha muerto. Su leyenda vive. Habrá que esperar para saber cuál es el destino de Venezuela y de la región.

    blog comments powered by Disqus