• 16 May 2013
  • Columnistas
  • Visitas: 8555
  • Fundación y refundación de la República

    Jorge Núñez Sánchez

    Jorge Núñez Sánchez

    ¿Cuándo se fundó la República del Ecuador? Esta es una de esas preguntas complejas que pueden tener varias respuestas. Si por “fundar una república” entendemos el acto de liberar a un país del colonialismo que lo oprimía y poner fin a un sistema de gobierno monárquico, la respuesta sería que el actual Ecuador inició su liberación el 10 de agosto de 1809, la retomó el 9 de octubre de 1820 y logró culminarla el 24 de mayo de 1822, siempre tras un anhelo republicano.

    Pero alguien podría cuestionar esa respuesta, afirmando que el país así liberado se llamó en verdad Quito, que de inmediato pasó a constituirse en Distrito Sur de la República de Colombia. Y agregar que el Departamento del Ecuador fue solo uno de los tres de ese distrito, integrado también por el Departamento de Guayaquil y el Departamento del Azuay, este último tan grande que superaba a los otros dos juntos y hasta tenía fronteras con el venezolano Departamento del Orinoco.

    Por decantación, ha sido usual entre nosotros llegar a la conclusión de que la República del Ecuador fue fundada el 13 de mayo de 1830, cuando una “Asamblea de Notables” decidió crear un Estado independiente y proclamó al general  Juan José Flores como jefe supremo del mismo.

    En efecto, el Congreso Constituyente reunido ese mismo año, al emitir la Constitución del nuevo país, señaló que los tres departamentos colombianos del sur quedaban desde ese momento “reunidos entre sí formando un solo cuerpo independiente con el nombre de Estado del Ecuador”. Pero, a renglón seguido, agregó que se trataba de un nuevo Estado federal, que se unía “con los demás Estados de Colombia, para formar una sola nación con el nombre República de Colombia”.

    Tras esa experiencia federal fallida, fue recién con la Constitución de 1835 cuando nació formalmente la República del Ecuador,  señalando que la nación ecuatoriana era “una e indivisible, libre e independiente de todo poder extranjero” y que no podía “ser patrimonio de ninguna familia ni persona”. Su territorio comprendía las provincias de Quito, Chimborazo, Imbabura, Guayaquil, Manabí, Cuenca, Loja y el Archipiélago de Galápagos.

    Resumiendo: nacimos a la vida republicana en 1820-1822, fuimos distrito sur grancolombiano hasta 1830, cuando nos constituimos como Estado independiente de la frustrada Confederación Colombiana, y recién en 1835 nos constituimos formalmente como República del Ecuador.

    Pero hay más. En 1873 nuestro país fue proclamado oficialmente como “República del Corazón de Jesús”. En 1906 se consagró definitivamente como un Estado laico. Entre 1912 y 1925 se convirtió, de hecho, en una “República de la Bancocracia”. En 1948 inició su conversión en “República Bananera”. Y hacia 1996 se precipitó el declive republicano, que llevaría al país a perder su soberanía monetaria, financiera y aun territorial.

    Por fin, desde 2006, la Revolución Ciudadana recuperó a la república y convirtió al Ecuador en un “Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico”.

    blog comments powered by Disqus