• 04 Feb 2014
  • Columnistas
  • Visitas: 1414
  • Desarrollo rural

    Víctor Mendoza Andrade

    Víctor Mendoza Andrade

    El desarrollo rural, definido como el mejoramiento las condiciones económicas, sociales, culturales y políticas de todos los habitantes del medio rural, no es sinónimo de tecnificación agrícola, concepto que significa la introducción de herramientas y métodos modernos en la producción y productividad agrícola.

    La tecnificación agrícola generalmente establece como objetivo el aumento de la producción omitiendo los demás componentes del desarrollo. En la llamada ‘Revolución Verde’ (ejemplo de tecnificación) se registró el aumento de la producción significativamente, pero financieramente los campesinos del tercer mundo no podían sustentar los paquetes tecnológicos requeridos; además, la contaminación ambiental aumentó por el exceso de pesticidas y la utilización de combustibles fósiles.

    Esta desorientación entre desarrollo rural y tecnificación agrícola originaron consecuencias como las observadas en los proyectos de riego de nuestro país que, aun contando con todos los requerimientos de la tecnificación, no se obtuvo el desarrollo que se esperaba por falta de organización y capacitación de los usuarios para administrar y operar los sistemas de riego.

    Los pequeños productores arroceros de nuestro país, previsible beneficiario de estos proyectos, están constituidos por un numeroso grupo de campesinos con UPA (unidades de producción agrícola) de hasta de 10 ha, que significan el 65% del total de UPA dedicado a este cultivo en una superficie de 113.868 ha que corresponden al 33% del área total del cultivo del arroz.

    Este colectivo conoce tradicionalmente el  cultivo y se considera que con el apoyo de un sistema de riego y drenaje garantizando la  cosecha estarían en capacidad de responder exitosamente al mejoramiento de su productividad mediante la modernización con técnicas de cultivo adecuadas a sus posibilidades financieras, para lo cual es necesario la capacitación y participación directa de los campesinos en la toma de decisiones fortaleciendo la organización y desarrollando liderazgos de legítimos representantes campesinos.

    El crecimiento económico proporcionado por el proyecto es indispensables para financiar el mantenimiento físico del sistema y obtener el objetivo principal que es desarrollo social mediante el mejoramiento de la calidad de vida que significa para las familias rurales: viviendas con servicios básicos, salud, educación, etc., evitando el éxodo a la ciudad en busca de estas mejoras y terminar sin esperanzas en las invasiones suburbanas.

    blog comments powered by Disqus