• 29 Jun 2013
  • Cartas al director
  • Visitas: 639
  • Hacinamiento poblacional

    Tiempo atrás, el advenimiento de la Revolución Industrial  hizo de determinadas zonas geográficas focos de gran congestión humana, pues la invención de la máquina y, por ende, la instauración de fábricas y talleres, supuso el empleo de un gran capital humano.

    Hoy en día, este fenómeno se ha acentuado en muchas latitudes del globo, pues no es extraño apreciar que las capitales mundiales sean receptoras de grandes masas poblacionales, que empujadas desde las periferias, en donde los desequilibrios con respecto al centro son evidentes -falta de oportunidades, urbanismo deficiente-,  vienen a constituirse en la raíz de graves problemas sociales.

    Y es que el hacinamiento -según múltiples estudios- provoca conductas sociales díscolas y  agresivas, que son causa principal de altos índices de criminalidad en las metrópolis. A la vez coexisten otro tipo de problemas, casi imposibles de solucionar para una administración municipal -altas tasas de desempleo, contaminación ambiental, congestionamiento vehicular- y cuyo accionar se ve menguado ante un conglomerado humano que crece y se extiende.

    Siendo así, resulta importante un verdadero y profundo proceso descentralizador y desconcentrador, que permita un desarrollo armónico entre las distintas regiones de un país, esperando que proyectos como la regionalización en nuestro medio finalmente se consoliden.

    Tito Javier Espinosa Vélez

    blog comments powered by Disqus