• 15 Jun 2013
  • Quito
  • Visitas: 521
  • El municipio determinó 57 zonas sensibles a flagelos en toda la ciudad

    La comunidad es parte del Plan de Incendios

    En el programa intervienen 350 personas, entre voluntarios, bomberos, policías y miembros del Cabildo. El nuevo aeropuerto también cuenta con un plan especial para evitar los flagelos y la ciudad ya tiene tecnología para detectarlos a tiempo.

     El plan de contingencia se realiza como prevención a los numerosos incendios forestales que soportó la capital en el verano de 2012.
    El plan de contingencia se realiza como prevención a los numerosos incendios forestales que soportó la capital en el verano de 2012.

    Redacción Actualidad

    Tres componentes tendrá el Plan de Prevención de Incendios Forestales que el Municipio de Quito ejecutará durante el verano. El programa se puso en marcha desde la semana pasada, en el que participan 350 personas en las denominadas brigadas de prevención.

    El plan se inicia con una campaña de sensibilización dirigida a la ciudadanía para concientizarla sobre la protección de las áreas verdes. El segundo componente es la participación ciudadana, pues el proyecto contará con la colaboración de 122  voluntarios comunitarios, 118 bomberos y 110 miembros del Municipio.   

    Según datos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) el verano 2013 será bajo en lluvias y caluroso, por ello el Municipio tiene como objetivo principal minimizar la frecuencia de los incendios forestales, además de proteger a la población y al ecosistema.

    Quito cuenta con 57 áreas sensibles, donde se están realizando líneas de control, es decir, se limpia el exceso de vegetación en los senderos. Varios integrantes del Cuerpo de Bomberos se encuentran trabajando en zonas como El Panecillo, Zámbiza y las avenidas Simón Bolívar y Velasco Ibarra, así como en el cuidado de los ocho parques metropolitanos.

    El proyecto llegará a más de un millón de personas, quienes también  pueden ser voluntariosLa vigilancia en las zonas sensibles cuenta con el respaldo de 161 guardaparques, seis torres de observación, equipo aéreo y cámaras de vigilancia exclusivas para el proyecto. Además, se colocarán medidores de índice de peligrosidad, que durante el día, de acuerdo al clima, señalarán los índices y niveles en que los ciudadanos no podrán usar fuego.

    La campaña emprendida por el Cabildo se realizará puerta a puerta, tanto en la zona urbana como rural, y se espera que el proceso llegue a un millón de personas. “Esperamos captar la atención de las personas con información en parques, centros comerciales, plazas y vía pública. El material que estamos repartiendo indica a los ciudadanos las formas de prevención y los números de emergencia y denuncias”, señaló Ricardo Peñaherrera, director de Gestión de Riesgos.

    El Municipio pidió a la justicia el endurecimiento de penas para las personas que sean responsables de los incendios. El alcalde Augusto Barrera  solicitará a la Asamblea Nacional que se incorpore un articulado en el Código  Orgánico Integral Penal en el que se sancione a las personas por delitos como: asesinato y lesiones por incendio provocado, entre otros. “El modelo de prevención es un trabajo de conciencia y alerta. Invito a que todos trabajemos en el área de prevención y de vigilancia”, dijo.

    El proyecto cuenta con un financiamiento de 2,3 millones de dólares. Además, se trabajará con un nuevo equipamiento, por ejemplo, están disponibles cuatro  piscinas de abastecimiento para los cuatro helicópteros  de agua, cámara termográfica, tanques modulares, equipos de herramientas, etc.

    En 2012 se registraron 2.565 incendios forestales en 3.796 hectáreas, muchos de los cuales fueron provocados.