• 11:01 · 19 Nov 2012
  • Información General
  • Visitas: 1992
  • La presencia de mujeres para la vicepresidencia marca el tablero electoral de 2013

    Las elecciones en Ecuador se realizarán el próximo 17 de febrero de 2013. En esta ocasión, los ecuatorianos escogerán además a sus asambleístas.. Foto: Archivo
    Las elecciones en Ecuador se realizarán el próximo 17 de febrero de 2013. En esta ocasión, los ecuatorianos escogerán además a sus asambleístas.. Foto: Archivo

    ANDES

    A poco de que el Consejo Nacional Electoral apruebe  a los ocho binomios postulantes para la presidencia del Ecuador, el tablero político dice poco a dos académicos ecuatorianos. Lo más destacable, según ellos, es la presencia de la mujer en mayor número que en ocasiones anteriores pero relegada a un relativo segundo plano.

    La primera impresión del coordinador del Programa de Estudios de la Ciudad de FLACSO Sede Ecuador, Fernando Carrión, al ver el tablero electoral es que existe una pluralidad bastante grande de candidatos. “Hay ocho binomios cuando suponíamos que, a estas alturas, íbamos a tener la mitad”.

    Según él, la conformación de los binomios, en casi todos los casos, sí tienen una forma de construcción de la representación del país. En otras palabras, hay un candidato de la Costa que pone un candidato serrano o un candidato blanco que pone un candidato afro descendiente, dijo.

    La excepción que confirma la regla es la de la candidatura del presidente Rafael Correa, explicó, en el que los dos candidatos tienen un perfil relativamente parecido: los dos son costeños, tienen un vínculo con el manejo tecnocrático del Estado –obviamente, mucho más el vicepresidente-. Una tercera cosa que llama la atención del académico es que no hay mujeres candidatas a presidente de la república sino que son fundamentalmente hombres.

    En el caso de Guillermo Lasso, hubo un intento de penetrar en la Sierra con la candidatura de Auki Tituaña, aseguró el investigador. “Una penetración en los pueblos y nacionalidades indígenas pero también mostrar una imagen distinta a su condición de banquero. A última hora tuvo que recurrir a un candidato de última hora que, creo, le ha generado ciertos problemas porque es un candidato que tiene un perfil relativamente parecido a Lasso con lo cual no puede hacer este equilibrio tan necesario”.

    En el caso de candidatos como Alberto Acosta, que se fue por una línea más bien de una candidata afro descendiente –Marcia Caicedo-, con  lo cual tiene una representación de una minoría –según el último censo representan más o menos el 7,2%- pero, por otro lado, al incorporar una mujer apela en ese caso a una mayoría porque se supone que las mujeres son alrededor del 51% en el Ecuador. Ahí habría un cierto equilibrio.

    En el caso de la candidatura de Noboa, dijo, se ve muy claramente su posición de ser una candidatura de la Industrial Molinera y de su propia familia. “Si bien uno podría decir que hay cierto equilibrio de género, el hecho de que sea su esposa ya le ubica en una condición totalmente distinta”.

    El derrocado coronel Lucio Gutiérrez, siendo amazónico, recurre a una candidata mujer de la tercera provincia con el mayor número de electores (Manabí). “De todas maneras, me parece que el conjunto de estas candidaturas hacen que Quito no tenga una representación política directa, que me parece que es altamente llamativo”.

    Analizando la candidatura del binomio de Rafael Correa, Carrión explicó que Jorge Glass, aparece puesto que el actual mandatario asume el triunfo y lo que está asignando es una responsabilidad para un área estratégica y muy sensible que es manejar este próximo periodo presidencial en el área petrolera, minera, en las que habrá muchos conflictos en la aplicación de las normas que deberán aprobarse. “Esto puede crear un conflicto dentro del gabinete porque si pone al vicepresidente a manejar un área tan sensible qué es lo que va a ocurrir con el Ministerio de Energía, por ejemplo.

    Para la campaña electoral, la de Glass no es la mejor candidatura porque significa unirse demasiado a la Costa pero me parece que, en este caso, el candidato presidencial es tan fuerte que puede darse un lujo como ese y pensar más en el gobierno que en la campaña”, agregó.

    Por su parte, la estudiante de antropología de la Flacso sede Ecuador, Paulina Vega reconoce que en la papeleta encuentra diversidad en cuanto a género, sobre todo. Hay más mujeres participando en esta ocasión. A ella le parece que las propuestas no varían. “Son los mismos, no han demostrado tener proyectos claros o una línea política definida. Tal vez se salve un poco Alberto Acosta pero su alianza demuestra que no apunta al cambio sino que busca el poder de cualquier manera”.