• 16 Sep 2012
  • Información General
  • Visitas: 6742
  • Juzgados trabajan directamente con el Banco de Guayaquil

    En los últimos seis meses la entidad financiera habría recibido alrededor de 8.000 dólares por el servicio de pago a los 16 mil demandantes de la Unidad 1 de la Familia, Niñez y Adolescencia

    Una vez que se autoriza el cobro de la mensualidad, el Juzgado genera una orden para obtener una tarjeta de pago de la entidad. Foto: Pilar Cáceres |  El Telégrafo
    Una vez que se autoriza el cobro de la mensualidad, el Juzgado genera una orden para obtener una tarjeta de pago de la entidad. Foto: Pilar Cáceres | El Telégrafo

    Redacción Actualidad

    Andrea Herrera todos los meses retira la pensión para su hijo Sebastián, en cualquier cajero del Banco de Guayaquil, aunque a veces le toca dirigirse al Juzgado que atendió su demanda de alimento para presionar al padre del niño.

    En el pasado muchos padres de familia y a veces las madres tenían que realizar sus pagos mensualmente en cualquiera de las ventanillas de Pagaduría de la Corte Provincial de Justicia.

    Así ocurría hasta que en 2007, por una disposición del Consejo de la Judicatura de Transición (CJT), los desembolsos empezaron a realizarse por medio de una cuenta virtual de pago en una agencia bancaria. En el caso de la urbe porteña, fue escogido el Banco de Guayaquil.

    Según comentó Patricio Pineda, secretario del Juzgado Adjunto 12vo. de la Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, los pagos por juicio de alimentos que antes se realizaban en la Corte creaban largas filas para entregar el dinero y para retirarlo.

    Pero desde que el CJT permitió las cuentas de pago virtuales, las filas disminuyeron. Pineda explica que el ente encargado de cobrar las pensiones depende del lugar. "Si es en Pallatanga, provincia de Chimborazo, puede ser, por ejemplo, en el Banco de Fomento". También dijo que el banco cobra  $ 0,50 por cada depósito. No obstante, según una fuente oficial del Consejo de la Judicatura de Transición en Quito, el demandado tiene la libertad de escoger en qué banco hace los pagos de manutención, lo que contradice lo que pasa en Guayaquil, donde un solo banco supuestamente acapara esos dineros.

    Para despejar la duda sobre la presunta exclusividad de realizar el trámite por medio del Banco de Guayaquil, el director provincial del Consejo de la Judicatura, Luis Naranjo, declaró que de acuerdo al Código de la Niñez y la Adolescencia que vigente, en todas las causas no penales, como son los juicios de alimentos, se establece que cada persona pueda dirigirse  al banco de su preferencia para recibir el dinero. Naranjo admitió la existencia de un convenio con el Banco de Guayaquil que se mantiene desde 2007. Explica que  la entidad financiera ofrecía mayores facilidades para los usuarios y su sistema informático era el más adecuado para el proceso de las cuentas de pago virtual.

    El director provincial de la CJT mencionó que las partes tienen la opción de depositar o cobrar  el dinero en una cuenta particular realizando un trámite específico en la Corte, caso contrario, se crea una en el Banco de Guayaquil.  
    El convenio -especificó Naranjo- es de manera general. Esto quiere decir que si alguien no hace ese trámite, automáticamente el Juzgado donde cayó el juicio por alimentos le asigna, para que le sea creada la cuenta de pago en el banco en cuestión. Lo de escoger en qué institución quiere el pago de alimentos es una opción, puntualizó.

    Sin embargo, esa opción no la recibió Margarita (nombre protegido) quien  hace nueve meses pidió que la manuntención de sus dos hijos se la depositaran directamente en su cuenta del Banco del Pacífico, la respuesta fue negativa. Le indicaron que solo podía ser a través del Banco de Guayaquil.

    La información dada por Luis Naranjo fue corroborada por Daisy Aveiga, jueza 9na de la Niñez y Adolescencia, quien afirma que desde que se abrió la Unidad número 1 de la Niñez, Familia y Adolescencia, ubicada en Tulcán y Luque, sólo desde febrero a agosto de este año se han contabilizado 16 mil causas activas relacionadas con juicios por alimentación, atendidas por 11 jueces. Aunque en la Corte Provincial aún se despachan las demandas por alimentos. Aveiga mencionó que sólo entre enero y febrero se resolvieron 428 causas activas por juzgado. La Corte tiene 24 juzgados de la Niñez y la Familia.

    En cifras, son $ 5.136 los que recibió el Banco de Guayaquil en ambos meses y que representan a 10.272 juicios de alimentación. En los últimos 6 meses, por demandas de manutención captadas en la Unidad número 1 de la Niñez, serían $ 8.000 que ingresaron solo del cobro de la tarifa de $ 0,50 por transacción, correspondientes a las 16 mil causas que se manejan ahí.