• 22 Feb 2012
  • 6
    Justicia
  • Visitas: 1797
  • Un nuevo accidente “desnuda” la imprudencia de los conductores

    Testigos afirman que el chofer del furgón perdió el control y colisionó con el bus, que ocasionó la muerte de 5 personas e hirió a otras 15. Familiares de los afectados esperan que el Fonsat pague las indemnizaciones.

    La irresponsabilidad de un tercer conductor, que no ha sido localizado aún, habría provocado el  percance entre el bus y el camión. Foto: Fernando Sandoval |  El Telégrafo
    La irresponsabilidad de un tercer conductor, que no ha sido localizado aún, habría provocado el percance entre el bus y el camión. Foto: Fernando Sandoval | El Telégrafo

    Redacción Judicial

    Un saldo de cinco personas fallecidas y 15 heridos dejó un nuevo  accidente de tránsito ocurrido a las 05:11 de ayer, en la vía Alóag-Santo Domingo. Según el informe de las unidades de rescate, un  camión Nissan blanco (placas PPB-362), de la empresa Press Truck,  chocó contra  un bus     de la cooperativa  Carlos Brito (placas PAH-2093), que se dirigía a Machachi en   su primer recorrido.

    El vehículo pesado, en cambio, retornaba a Quito de   Caluma  (Bolívar), después de los festejos de  carnaval. En el bus viajaban Édison Calderón (chofer) y José Chuchilán (ayudante),  quienes esa mañana  se disponían a  cubrir la ruta Machachi-Villaflora. Los dos murieron en el momento del impacto, ocurrido en  el intercambiador de Alóag.  

    Testigos, que   presenciaron el accidente, narraron  que el  conductor del furgón  perdió el control del vehículo  y se impactó de frente con la unidad de transporte público. En el camión  viajaban   18 personas de una misma familia, entre ellas, Washington Bonilla, Juan Betún  y Sara Baños, quienes también fallecieron.

    Los equipos de socorro de la Policía Nacional, Cuerpo de Bomberos-911, Cruz Roja y el Servicio de Urgencias (Samur), acudieron al sitio para evacuar a los 15  heridos hacia   las casas de salud más cercanas: Panamericana (5), Colonial (5), Villaflora (1), al hospital Enrique Garcés (1), Un canto a la Vida (1) y   otras 3 a  clínicas privadas.  De acuerdo a los reportes  de las casas de salud, la condición  de la mayoría  de los pacientes es estable, aunque     registran   politraumatismos.

    Raquel Silva, colaboradora de la clínica Villaflora, indicó que  el niño Rubén Castro Castillo (11 años) ingresó con  una fractura de muñeca y ya está  en   recuperación.

    El médico de la clínica Panamericana, Patricio Acosta, explicó que dos infantes, de 2 y 6 años, y un hombre de 29 años permanecen en esa casa de  salud y su situación es estable.

    Mientras que, el  paciente Jaime Carrillo, quien ingresó por un trauma abdominal fue trasladado al  hospital Carlos Andrade Marín por   pedido de sus familiares.

    Una mujer de 37 años, que hasta la tarde de ayer no era identificada, falleció en el trayecto  hacia la clínica Panamericana, como consecuencia de un   trauma craneoencefálico, reportó Acosta.

    Una versión que las autoridades aún deben  confirmar,  es la  participación de un tráiler que aparentemente habría chocado antes con el  camión, provocando que este perdiera el control y se impactara con el bus interparroquial. 

    El socorrista Christian Rivera informó que “los cuerpos  quedaron destrozados, lo que pudo haber sido provocado por un fuerte impacto”.

    Los tres cadáveres fueron hallados  en medio de los restos del cajón de madera, el cual  quedó completamente destruido, entre ellos el de un niño. De los fierros retorcidos del bus,  en cambio, fue recuperado el cuerpo del  controlador. Los cinco  occisos  fueron trasladados por el departamento de Medicina Legal de la Policía para la  autopsia respectiva.

    El percance congestionó la vía por más   de dos horas,  hasta que los  restos de los  automotores  fueron retirados de la zona. El tránsito  se restableció cerca de las 08:30.

    Según   la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR),  en el feriado de carnaval fallecieron 85 personas por diferentes causas, pero predominaron los accidentes de tránsito.

    La mayor tragedia  se produjo en la provincia de Imbabura,   exactamente en la vía Ibarra-San Lorenzo, a la altura de la comunidad de Cuajara, parroquia Salinas.

    Un bus de la cooperativa “Espejo” colisionó contra una roca  y después cayó a una quebrada. Murieron 29 personas y alrededor  de 30 quedaron  heridas.

    Guillermo Abad, representante de Justicia Vial, recordó que  durante  el 2011, alrededor de 50.000 víctimas y sus familias fueron atendidas por el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT).  De ellas,  5.000  fallecieron.

    Precisó que la mayoría de  vehículos que circula  en   Ecuador tiene  su SOAT  caducado, por lo que al registrarse  accidentes graves como el ocurrido el fin de semana en Ibarra y ayer en Quito, es   el Fondo del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Fonsat) el que debe cubrir  los gastos, ya que no lo   hacen las aseguradoras.  

    El Fonsat debe garantizar el pago de  indemnizaciones y el  amparo a las víctimas de accidentes de tránsito cuando intervienen    vehículos fantasmas o que  no están asegurados.

    Etiquetas:

    accidente