• 06 Abr 2011
  • Justicia
  • Visitas: 1125
  • El volcamiento de un bus en Loja deja muertos y heridos

    Se presume que por el exceso de velocidad y la densa neblina en esa zona de la provincia de Loja el conductor del bus, con 23 pasajeros a bordo, perdió el control del pesado automotor. El abismo al que cayo fue de aproximadamente 300 metros.

    El chofer habría conducido  el bus a exceso de velocidad y por la  neblina no vio la curva en la vía. Foto: Pilar Vera / El Telégrafo
    El chofer habría conducido el bus a exceso de velocidad y por la neblina no vio la curva en la vía. Foto: Pilar Vera / El Telégrafo

    Redacción Policial

    Lo que se suponía debía ser un viaje tranquilo y de rutina hacia Huaquillas, en la provincia de El Oro, desde la ciudad de Loja, para la unidad Nº 95 de la Cooperativa de Transportes Loja se convirtió, en cuestión de segundos, en una escena de terror y muerte  para los 23 pasajeros que viajaban en ese bus.

    Eran alrededor de las 01:30 del martes anterior, cuando el bus que cumplía la ruta Loja-Huaquillas se accidentó y cayó aparatosamente a un abismo de aproximadamente 300 metros de profundidad, dejando como resultado 4 víctimas mortales y 17 personas heridas, según se confirmó en el reporte de los organismos de socorro locales hasta las 16:00 de ayer.

    El parte de novedades de la Policía acantonada en el lugar señala que el vehículo salió desde la ciudad de Loja a las 23:15 del lunes. Al tiempo de su salida, a 4 kilómetros de la intersección entre las comunidades  de Las Chinchas y Velacruz, pertenecientes a los cantones Catamayo y Paltas, respectivamente, chocó inicialmente contra una peña para luego desbarrancarse en un abismo de unos 300 metros.

    Según relató el suboficial del Cuerpo de Bomberos de Loja, Vicente Pazmiño, quien lideró las tareas de rescate de los afectados por el accidente, la  caída del automotor fue amortiguada por unos troncos y árboles de la ladera,  caso contrario, el bus hubiera rodado más y los destrozos habrían sido  mayores.

    Sin embargo, a decir de los heridos, el accidente se habría dado por el exceso de confianza de su conductor, Iván Benítez Quezada, quien supuestamente conducía el bus a exceso de velocidad y debido a la espesa neblina no advirtió una curva en esa carretera.

    El carro chocó  contra una peña, dio una vuelta de campana y luego se  precipitó al abismo.

    Los  23 pasajeros heridos fueron trasladados  en ambulancias del Cuerpo de Bomberos y Cruz Roja hasta diferentes casas de salud en los cantones de Catamayo, Catacocha y Chaguarpamba y al hospital Isidro Ayora, de Loja.

    Un menor de  12 años relató que en el momento del accidente estaba dormido y al despertar observó que varias personas yacían sin vida  en el piso. “Junto a otros pasajeros llegamos a la calzada para pedir auxilio”, dijo entre sollozos.

    Se conoció que una niña de seis meses sobrevivió al accidente.

    El  fiscal de Loja,  con sede en el cantón Chaguarpamba, Vinicio Vivanco, junto con su secretario, Israel Astudillo Ontaneda, acudieron al lugar del percance para cumplir con el respectivo procedimiento.

    Por su parte, Pedro Ocampo Ordóñez, socio y vocal del Consejo de Administración de la Cooperativa de Transportes Loja, acudió al hospital Isidro Ayora, donde se encontraba asilado un grupo de  heridos, para comprobar que  se los atienda inmediata y oportunamente.

    Etiquetas:

    accidente bus, Loja