• 15 May 2013
  • Justicia
  • Visitas: 1727
  • Plan piloto para formación profesional

    Cárcel de Mujeres se integra a la educación a distancia

    En Quito, las internas del Centro de Rehabilitación Social Femenino pueden acceder al sistema de modalidad no presencial para alcanzar títulos de tercer nivel, mediante un proyecto en el que participan instituciones públicas y un centro de estudios superiores

    Según las autoridades, este plan piloto se  ha desarrollado de acuerdo con las exigencias y normativa vigente para acceder al sistema de educación para el tercer nivel. Foto: Santiago Arcos |  El Telégrafo
    Según las autoridades, este plan piloto se ha desarrollado de acuerdo con las exigencias y normativa vigente para acceder al sistema de educación para el tercer nivel. Foto: Santiago Arcos | El Telégrafo

    Redacción Justicia

    Dos proyectos orientados al  acercamiento de las detenidas a la formación profesional y a procurar una vinculación con las tecnologías de la información (TIC) dan un nuevo impulso a la nueva gestión carcelaria dentro del Centro de Rehabilitación Social Femenino en Quito.

    La Escuela Politécnica del Ejército (ESPE), el Ministerio de Telecomunicaciones, la Secretaría de Educación Superior y el Ministerio de Justicia inauguraron ayer un proyecto universitario y presentaron el primer  infocentro en esa cárcel de mujeres.  

    Las internas realizaron el curso pre-universitario mediante la modalidad a distancia. El rector de la ESPE, Mario Chávez, indicó que se trata de un plan piloto desarrollado de acuerdo con la normativa vigente en el sistema de formación de tercer nivel, como el Examen Nacional para la Educación Superior (ENES). “Se trató de un proceso técnico que arrancó con un test de aptitudes en el que participaron 60 internas. Treinta y tres de ellas se presentaron a rendir el ENES y 26 arrancaron el curso de nivelación para iniciar su camino profesional y su reinserción a la sociedad cuando salgan en libertad”, sostuvo Chávez.
     
    Claudia Martínez, representante de las personas privadas de la libertad (PPL), integra ese grupo. Su meta es estudiar ingeniería comercial, una de las carreras a las que las internas pueden acceder, además de auditoría y mercadeo. “Esto nos da la posibilidad de  soñar con una nueva vida, elevar nuestra  autoestima y abrir nuestras  puertas”, indicó.

    Las detenidas que se encuentran en el programa de educación a distancia podrán hacer uso del infocentro, que cuenta con 10 computadoras, mobiliario y todo el equipamiento tecnológico para atender, además, a cerca de 400 PPL en diferentes horarios.        

    Sin embargo -de acuerdo con lo expresado por las autoridades- el servicio de Internet será filtrado y controlado para evitar el acceso a contenidos inadecuados, como el uso de sistemas de mensajería (chats) o redes sociales u otros servicios que supongan un riesgo para la seguridad social e informática, para evitar así que las PPL utilicen estas herramientas en el cometimiento de actividades ilícitas.

    María del Pilar Troya, viceministra de Educación Superior, indicó que en septiembre habrá un nuevo ENES para las internas que quedaron fuera de este primer proceso.