• 09 Oct 2012
  • Economía
  • Visitas: 2234
  • La fumigación en bananeras genera debate

    La disposición de no fumigar a 30 metros de distancia de los planteles educativos y poblados causa malestar entre agricultores.

    En el Ecuador esta medida será implementada en enero de 2013. Foto: Miguel Castro |  El Telégrafo
    En el Ecuador esta medida será implementada en enero de 2013. Foto: Miguel Castro | El Telégrafo

    Redacción Economía

    La responsabilidad social y ambiental fue el tema que concitó la atención en el Foro Internacional Bananero donde  expositores extranjeros destacaron al Ecuador como un modelo a seguir en cuanto a producción bananera.  

    Marco Escobedo, gerente de Relaciones Laborales en Dole Standard Fruit en Costa Rica y uno de los expositores en el evento, comentó que en su país hay una normativa que consiste en que todas las avionetas fumigadoras deben tener un GPS que le permita cerrar las llaves de fumigación cuando se van acercando al pueblo.

    “En mi país cada finca de banano tiene un programa electrónico, que proporciona información a través de una computadora al avión, para que no puedan ni por error fumigar cerca de los ríos, reservas naturales, carreteras y peor en instituciones educativas. Este programa electrónico está diseñado para que en condiciones normales no exista ningún riesgo”, aseguró Escobedo.

    Dijo que las fumigaciones en su país sí afectaban a las escuelas que se encuentran en los alrededores de las plantaciones bananeras, por lo que se decidió tumbar plantas de banano hasta 30 metros cerca de la población para sembrar otro tipo de árboles, no  frutales, sino más bien ornamentales.

    En el Ecuador esta medida será implementada en enero del 2013, según la dirección agropecuaria de la provincia de El Oro. “Tenemos una disposición de sembrar tecas y balsas. Comenzaremos con 30 metros alrededor de los centros educativos o poblaciones”, aseguró Jorge Chamaidan, director de esa cartera de Estado, quien acotó que la meta en la provincia de El Oro es sembrar cerca de 1.500 hectáreas de estas dos clases de árboles.  

    Paúl González, presidente del Centro Agrícola de Machala, que agrupa a más de 400 haciendas, rechaza el posible recorte de 30 metros de plantaciones alrededor de los planteles educativos.

    El dirigente considera que, de aplicarse esa disposición, la industria bananera podría desaparecer. Y, es que los productores reaccionaron después de que la Dirección Agropecuaria de El Oro anunciara como plan de contingencia sembrar árboles de otras especies 100 metros alrededor de una población o institución educativa, como medida de protección para la población.

    Ellos esperan que las instituciones que están proponiendo la siembra de tecas y balsas, los llamen a socializar la problemática para llegar a un acuerdo, anotó.  

    Actualmente, el Ministerio del Ambiente ha dispuesto que ninguna empresa aerofumigadora o piloto pueda “realizar actividades de fumigación aérea y dispersión de cualquier material o sustancia a un radio inferior a 200 metros de un centro educativo”.

    El centro agrícola de Machala, que agrupa a más de 400 fincas bananeras, rechaza que se corte 100 metros de plantaciones bananeras alrededor de las escuelas. Aseguran que con esta norma la industria bananera tiende a desaparecer.

    Y es que la Dirección Agropecuaria de El Oro anunció este plan de contingencia, de sembrar árboles de teca y balsa,  100 metros alrededor de una población o institución educativa, para que los niños y niñas no se vean afectados por las fumigaciones.

    A esto se suma que no se podrá realizar fumigaciones en horario de clases y tampoco si la aeronave no está registrada en Agrocalidad. La prohibición a las actividades de las fumigaciones aéreas en plantaciones bananeras, durante los horarios de clases de sectores aledaños, fue dada a conocer en el 2011 por dicho Ministerio.

    Hugo Añasco, director de ambiente de la prefectura provincial, aseguró que están trabajando, para que ninguna de las partes se vea afectada. Reveló que el cantón El Guabo es el más perjudicado con 72 centros educativos, incluido un colegio, 35 de ellos en zonas rurales.