• 27 Ago 2012
  • Información General
  • Visitas: 4777
  • “En América Latina no hay debate. Cada día la prensa repite lo mismo”

    El experto lamenta que en EE.UU. los medios de comunicación solo transmitan el debate al interior de su Gobierno y, además, destaca la ayuda de Ecuador para que Assange sea entrevistado por las autoridades suecas

    Mark Weisbrot  es co-director del Centro de Investigación en Economía y Política en Washington. Foto: Edison Serrano |  El Telégrafo
    Mark Weisbrot es co-director del Centro de Investigación en Economía y Política en Washington. Foto: Edison Serrano | El Telégrafo

    La decisión del Gobierno ecuatoriano de otorgar   asilo político al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, causó  revuelo en el mundo entero. Las  manifestaciones  de respaldo al denominado “enemigo”   de Estados Unidos    y, a su vez,   las reacciones diplomáticas  no se hicieron esperar. La comunidad internacional observó atenta cómo se desarrollarían, de ahí en adelante, las relaciones bilaterales entre Ecuador y Reino Unido, sin imaginar que América Latina tomaría una postura y defendería su soberanía. En ese marco, el economista Mark Weisbrot llegó al Ecuador para analizar el caso Assange y su repercusión en la política internacional. 

    Julian Assange lleva más de dos meses en la embajada ecuatoriana en Londres y su asilo ha desatado un debate mundial. ¿Cree que  Ecuador tiene el  peso político para lograr el salvoconducto?

    Sí. Todos los países independientes de Suramérica harían lo mismo si Assange acudiera a otra embajada, sea la de  Brasil, Argentina o Bolivia. Lo que ocurre con él es un caso muy obvio de persecución  porque no hay cargos criminales en  contra de  Assange como para extraditarlo.

    Ellos (Suecia) pueden entrevistarlo en Inglaterra. Algo parecido ocurrió  hace unos meses en Serbia, donde entrevistaron a una persona que era sospechosa de   asesinato. Suecia puede  entrevistarlo en la embajada de Ecuador en Londres, nada más  que quieren entregar a Assange a Suecia porque los Estados Unidos quiere extraditarlo.

    ¿Cree que la acción inglesa es más alineada a sus intereses que al manejo riguroso de su marco legal?

    Los tratados internacionales tienen prioridad. En este caso, la Convención de Viena es lo más importante, es la ley más importante de las relaciones internacionales, es el fundamento de las relaciones diplomáticas. Si un país puede invadir una embajada no hay diplomacia. Lo que ha hecho Inglaterra la semana anterior no tiene precedentes. Aun los nazis en los años 30 o 40 no invadían embajadas cuando allí había personas con calidad de refugiados.

    A Assange se lo ha tildado de pirata informático, ¿qué lectura tiene de lo que él ha hecho al difundir varios  documentos diplomáticos?

    Lo que hizo WikiLeaks lo han hecho los periódicos cada día,  el New York Times o El País. Cuando ellos tienen materiales que previamente son documentos clasificados los publican, esa es su responsabilidad como periodistas. Acá es notorio que solo están persiguiendo a Assange e intentando ponerlo en la cárcel. Y no podrían hacer lo mismo si en este caso fuera el New York Times el que hubiera conseguido y difundido esta información.

    Assange es la figura visible de WikiLeaks, apresarlo no acabaría con  la organización...

    Probablemente no. Ellos pueden seguir funcionando. El Gobierno de Estados Unidos quiere castigar a todos los que están involucrados en la diseminación de los documentos que los han avergonzado. Un ejemplo sería cómo funciona una mafia. Una persona  que mata a otra porque   vende drogas en una esquina sirve  solo para establecer el ejemplo para que otros no hagan lo mismo.

    Washington, en colaboración con los gobiernos de Suecia, Australia y Reino Unido,  están trabajando para castigar en el menor tiempo posible a quienes diseminaron la información que ellos preferirían ocultar.

    ¿Cómo se ha cubierto el caso Assange desde el periodismo?

    Ha sido terrible la cobertura, es lo más terrible que he visto en décadas. Lo que hace la prensa, por ejemplo, en Estados Unidos es muy simple de explicar. En el área de la  política extranjera  no es tratada de la misma forma que los temas domésticos, donde hay debate. En esa área el único debate que se lee es el que se da al interior del Gobierno. En  Medio Oriente hay mucha gente al interior del Departamento de Estado que no está de acuerdo con la política exterior de los Estados Unidos y por eso hay debate, un poco. Pero para el caso de América Latina no hay debate. Cada día la prensa repite lo mismo. Es monolítico el asunto.

    ¿Cómo analiza lo que ha ocurrido hasta ahora con el caso Assange?

    El problema es ahora que   Reino Unido, Estados Unidos y Suecia no quieren negociar con el Gobierno ecuatoriano,  cuando este sí intentó negociar con ellos y   Estados Unidos dijo que no está dispuesto. Ya sabe lo que pasó con Reino Unido, ellos amenazaron a Ecuador. Y Suecia tampoco quiso llegar a un acuerdo.

    Ecuador ofreció la posibilidad de entrevistarlo en su embajada,    donde  Assange está refugiado -en lugar de extraditarlo-  si garantizan que no lo entregarán a Estados Unidos. La posición estándar en  Reino Unido, de acuerdo al derecho, es que al autorizar la  extradición esa   persona tiene 45 días de libertad y después, en este caso,  iría a Suecia, pero también  tienen la potestad de negar  ese derecho. Pueden políticamente obviar esa ley y dejar que  extraditen a Assange inmediatamente. Ecuador pidió garantías para que eso no suceda,   Londres decidió no dar esa garantía y  Suecia no garantizó que Assange no iba a ser extraditado a Estados Unidos.

    Ambas condiciones no favorecían las pretensiones de Ecuador, país que  puso de su parte, pero ellos no negociaron. Suecia todavía no ha dado ni una sola razón del porqué no puede entrevistarlo en la embajada. Ni tampoco ha dicho que no lo extraditarán a Estados Unidos. Este no es un caso de investigación criminal en Suecia, esto es completamente diferente. Se puede ver obviamente que esto es en contra de WikiLeaks. El caso criminal es solo una excusa.

    Hay gente que dice  estar defendiendo a las mujeres   que lo acusan,  pero si ellos quieren que el caso sea investigado harían que Suecia indagara. Para investigarlo solo deberían hablar con Assange, pero ellos se rehúsan a hacerlo porque tienen otra agenda.

    Ecuador lleva la posta  y se le han sumado   los demás países de América Latina y los organismos internacionales, ¿tienen en realidad un papel protagónico en este juego de fuerzas políticas?

    Creo que la reacción de América Latina forzó a Reino Unido a que se retracte en su amenaza porque todo el mundo sabe que eso está fuera de las normas de una sociedad civilizada. Pero para cumplir con la ley internacional, deben otorgar el salvoconducto  a Assange   para que pueda ir a Ecuador. Eso será más difícil, pero me parece que para ello debe existir el apoyo de otros países y de la sociedad civil. También creo que Ecuador tiene que acudir  a la Corte Internacional de La Haya.