• 28 Jul 2012
  • Sociedad
  • Visitas: 6536
  • Nuevo Hospital del IESS en Santo Domingo

    Con 120 camas, las nuevas instalaciones de la casa asistencial tienen cono objetivo abastecer la demanda de 5.000 pacientes que, según cálculos de la administración, no lograban acceder al servicio del seguro médico.

    Fachada de las nuevas instalaciones médicas de Santo Domingo de los Tsáchilas, ubicadas en la urbanización Vista Hermosa. Foto: Edison Serrano |  El Telégrafo
    Fachada de las nuevas instalaciones médicas de Santo Domingo de los Tsáchilas, ubicadas en la urbanización Vista Hermosa. Foto: Edison Serrano | El Telégrafo

    Redacción Sociedad

    El olor a pintura fresca recubre el hospital.  Los empleados se encuentran trapeando los pisos y limpiando los baños. Eso es  lo primero que observa Dolores Vásquez, de  47 años, al entrar al área de Consulta Externa, cuando  acude  al nuevo hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social  para someterse a un tratamiento por un desorden de la tiroides.

    Para su chequeo médico pidió  permiso a su jefe del Registro de la Propiedad en El Carmen (Santo Domingo de los Tsáchilas). Llegó a las 11:45. Luego de abrir su historia clínica y de que le tomaran los signos vitales en enfermería esperó su turno  con la doctora Carolina Lahiedra. La cita es a las 12:00.  

    Dolores fue atendida en el nuevo hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de Santo Domingo.  La casa de salud tiene 120 camas y fue inaugurada el martes 17 de agosto. Luego de 20 minutos, la mujer sale del consultorio. “La atención ha sido muy rápida. La doctora me atendió enseguida. Ahora tengo que despachar una receta”, comenta la mujer, afiliada hace 10 años. 

    Entre el 17 y 24 de julio han sido atendidos 350 pacientes. “Hay bastantes enfermeras y ya no tenemos que esperar como lo hacíamos en el dispensario anterior”, comenta Natalia Ullaguari (23 años), quien trae a su sobrino para que se someta a un chequeo de rutina.    

    Descongestionar la sobredemanda de atención médica es el principal objetivo de las nuevas instalaciones, explica Carlos Carrión Torres, director médico y encargado de la dirección administrativa del hospital.  Carrión espera que el nuevo hospital ayude a eliminar la demanda insatisfecha por otros centros públicos de la provincia, donde 35.000 personas están afiliadas al Seguro Social.          

    En esta jurisdicción funcionan 17 unidades ambulatorias del IESS que atienden mensualmente a 12.000 personas. 5.000 pacientes, según los cálculos de la administración, se quedaban sin atención. “Con la implementación del hospital se dará atención a este grupo”. 

    La construcción de la casa asistencial tuvo una inversión de 34 millones de dólares y cuenta con unidades médicas que antes no existían en la provincia. Con esto se busca reducir el traslado de pacientes a otras casas de salud como el hospital Carlos Andrade Marín, de Quito, y así eliminar la congestión hospitalaria.

    La Unidad de Cuidados Intensivos, por ejemplo, es el servicio que se requería de manera urgente. El área cuenta con 11 camas. También existe el servicio quirúrgico con 5 quirófanos (3 para cirugía general, 1 para gineco-obstétrico y 1 de emergencia). El servicio de fisioterapia, en cambio, tiene 36 camas para hospitalización. Además tiene unidades  de gastroenterología, oftalmología, departamento de imagenología, laboratorio clínico; departamento de rehabilitación física y neonatología. Para cirugía existen 5 quirófanos, de los cuales 3 son integrados.           

    La nueva casa de salud también ayudará a cubrir la demanda de atención en el Dispensario del IESS, ubicado en la avenida Quito y Los Naranjos, cuya atención también se encontraba saturada.

    Cristina Estrella, directora técnica del centro, explica que el problema aumentó cuando se dispuso la atención gratuita a los hijos de los afiliados menores de 18 años. “Los médicos tuvieron que recibir a los pacientes sin estar preparados, y la demanda fue alta”.

    Estrella pone como ejemplo que en 2011 en el área de emergencia se atendió a un promedio de 150 pacientes diarios con solo 5 médicos. “Esperamos que se vaya reduciendo la demanda”, agrega la funcionaria, y asegura que una vez que se instale completamente el nuevo hospital se  fortalecerá el área de atención primaria y se trasladará solo a los pacientes que  requieran atención de emergencia.

    Las nuevas instalaciones han generado expectativas en la población. Por ejemplo, Carlos Navas (49 años) acompañó a su hija Norma Navas, quien va a  realizarse un chequeo general. Cuando Carlos conoció la nueva institución médica se entusiasmó porque vio que su hija fue atendida en solo 20 minutos. “Esperemos que este hospital también nos sirva a los que no estamos afiliados”, comenta el señor, quien trabaja vendiendo hortalizas.

    Carrión reconoce que la ciudadanía debe recibir atención médica sin distinción, pero indica que  por ahora se dará atención solo a los afiliados. No obstante advierte que el centro  se integrará a la red pública integral en salud, a través de un nuevo  sistema  donde los ciudadanos pueden  acceder a cualquier institución médica de manera gratuita, aseguró.

    Shirley Kathia Tinizaray, directora provincial de Salud de Santo Domingo de los Tsáchilas, informa que el Ministerio de Salud Pública (MSP) ya solicitó al nuevo hospital  un detalle de su  cartera de servicios. “Será de mucho apoyo para descongestionar a los pacientes propios del IESS que atendemos como ministerio”, explica la funcionaria.

    Se calcula que para septiembre esté habilitada el área de emergencias,  hospitalización, gastroenterología y pediatría. Y que para mediados de septiembre funcione el área quirúrgica, ya que primero el personal tiene que ser capacitado.

    Carrión estima que el número de camas  será suficiente para una proyección de 20 años. Si necesitan más camas, apelarán al servicio de cinco instituciones médicas (dos de primer nivel, uno de segundo nivel y dos centros donde se practica diálisis).