• 25 May 2012
  • Sociedad
  • Visitas: 2596
  • Récord académico preocupa a alumnos

    Estudiantes de universidades cerradas aseguran que aún no les dan el récord que requieren para matricularse en otra institución. Otros denuncian que no les han actualizado sus datos.

    En la Universidad Autónoma de Quito, la entrega de documentos se ha llevado a cabo de manera normal. Fotos: Emilia Albán |  El Telégrafo
    En la Universidad Autónoma de Quito, la entrega de documentos se ha llevado a cabo de manera normal. Fotos: Emilia Albán | El Telégrafo

    Redacción Sociedad

    Pamela Vela tiene 21 años y está desesperada porque no entiende el plan de contingencia dispuesto por el Consejo de Educación Superior (CES). Por ello el pasado martes acudió al CES con el fin de que la orientaran sobre el proceso, pero siente que aún no la ayudan.      

    El plan le da cuatro opciones a los estudiantes de las universidades cerradas: 1. Culminar sus estudios en la institución de origen. 2. Seguir la carrera en otra institución (en una carrera vigente). 3. Seguir los estudios en carreras de titulación especial. 4. Inscribirse, extraordinariamente, en el Sistema Nacional de Nivelación Académica (SNNA).  

    Con una gruesa carpeta llena de copias y certificados de su cerrada universidad acudió, junto a su hermano, para arreglar los trámites. “A veces pierdo la paciencia”, comentó.

    Antes de que la institución se cerrara, ella cursaba el 5º semestre en la Universidad Alfredo Pérez Guerrero, y quería ser ingeniera en Comunicación Visual. La carrera dura 10 semestres y Pamela quiso acogerse al mecanismo tres del plan, es decir, decidió continuar sus estudios en otra institución en una carrera de titulación especial.

    El CES está elaborando 18 nuevas especialidades de titulación, las cuales, dicen sus representantes, estarán listas para fines de mes. No obstante, al actualizar sus créditos Pamela vio que el CES le asignó otro mecanismo del plan. “Yo decido a cuál acogerme”, dijo.

    Similar situación atraviesan otros estudiantes de las 14 universidades que fueron clausuradas en abril pasado. Algunos incluso dijeron que no hay orientación, por parte de ellas, para retirar los récords académicos.

    Sergio Campo tiene 19 años y está confundido. Se encuentra en segundo año de Administración en la Escuela Politécnica Javeriana. El pasado lunes fue a retirar sus documentos y vio que en ellos constaba como alumno de primer año. “¡Qué estafa! Es como si no hubiera estudiado un año”, comentó indignado.   

    25-05-12-sociedad-alumnaÁngel Oliva tiene 24 años y estudiaba Odontología en la Universidad Cristiana Latinoamericana (UCL). Viajó desde Manabí hasta Quito para encontrar que sus notas del octavo semestre no habían sido formalizadas. Su carrera tiene 10 semestres y aunque puede culminar el último año en esa institución, asegura que ya no quiere correr riesgos. “Prefiero salir con el título de una universidad estable”, comentó. Planea ingresar a la Universidad Católica de Guayaquil.

    De acuerdo con información proporcionada por el CES, la UCL es la institución superior que ha presentado más irregularidades.

    Los alumnos de esta entidad, con sede en Quito, se quejan de que ni siquiera existe sistema para actualizar la información. De hecho, aseguraron que desde hace un mes la universidad no cuenta con los servicios básicos. Así lo aseguró Verónica Campos, de 40 años, estudiante de 9º semestre en la especialidad de Psicología Sistémica.

    El pasado martes, Verónica llegó a la secretaría de la UCL para exigir que le actualicen sus datos: “¿Quién va a responder por el dinero que hemos gastado y por el tiempo que nos hicieron perder?”, cuestionó la mujer, empleada en una empresa de importación tecnológica.

    Un funcionario del personal administrativo de la UCL (pidió su nombre en reserva) que se encarga de orientar a los estudiantes, aseguró que no les han pagado su sueldo desde hace cuatro meses.  

    Wendy Aráuz, secretaria de Roque Farto, administrador temporal de la UCL, informó que primero se están entregando los récords a las personas que no se acogieron al plan de contingencia y luego se hará lo mismo con el resto de estudiantes. “El proceso es paulatino y se está atendiendo normalmente”.

    La funcionaria también reconoció que desde hace un mes no cuentan con  servicios básicos, pero asegura que las autoridades del CES dieron la disposición del pago para habilitar recursos y pagar los servicios.

    Marcelo Cevallos, miembro Académico del Consejo de Educación Superior y Gerente de las Universidades y Escuelas Politécnicas, aclaró que solo los estudiantes que necesitan ir a otras universidades receptoras o los que se acogen al plan de contingencia tienen que pedir el récord. Nadie más. Y agregó que personal técnico se encuentra apoyando a los administradores temporales para corregir los datos, puesto que muchos de los errores se deben a omisiones por parte de las universidades.