• 22 Mar 2012
  • Columnistas
  • Visitas: 1960
  • Liga Miraflores, ícono de la ciudad y del desarrollo local

    “Muchos de los que me conocían y ayudaban a la liga ya murieron, sus hijos, encargados hoy de sus empresas, no me conocen”…, mientras soltaba esta reflexión, Vicente Maldonado, director de la Liga Miraflores de Béisbol por cerca de 40 años...

    Diego Arcos

    “Muchos de los que me conocían y ayudaban a la liga ya murieron, sus hijos, encargados hoy de sus empresas, no me conocen”…, mientras soltaba esta reflexión, Vicente Maldonado, director de la Liga Miraflores de Béisbol por cerca de 40 años, miraba hacia el horizonte de los campos por los cuales pasaron miles de peloteros.

    Difícil es transitar por Guayaquil y no encontrar a alguien que no haya tenido algún nexo en algún momento de su vida con este popular y conocido campo de béisbol. Tantos hombres de bien que hoy sirven a la comunidad de alguna manera y que pueden decir fueron parte de “Los Chavos”, “Cardenales”, “Majis”, “Barcelona”, “Ceibos”, “Oriente”, “Piratas”, “Fatty, “Tigres”, “Inokuma”; puedo seguir mencionando equipos, lo que no puedo comprender es cómo tantos buenos hombres dejaron pasar tanto tiempo antes de volver a pisar la liga que sirvió como pilar fundamental de su formación y película importante de sus vidas y crecimiento.

    Gustavo Navarro (Cardenales) lo decía hace poco: “La Liga Miraflores era nuestra primera casa, no la segunda, además de ser otra base primordial de formación, tanto como nuestros colegios; a ese nivel estaba la liga”.

    Hace solo poco tiempo, tal vez hasta de casualidad y motivado por ver cómo estaba la vieja cancha en la que obtuvo tantas alegrías, Fabricio Amador (Piratas) se detuvo en la liga. Sus días habían variado radicalmente, se había refugiado laboralmente en Chile, cuando entró y pisó el terreno, lo supo… no pudo contener la desesperación y realidad, a la cancha la habían golpeado los años, se habían alejado de ella, la indiferencia y disputas dirigenciales le habían pasado factura… Vicente Maldonado estaba solo, necesitaba ayuda.

    Fabricio reunió a algunos ex jugadores, planteó la idea de inyectar vitamina A, B y C a las venas de la liga; era necesario, urgente, buscó sponsors, tocó las puertas al departamento de deportes del Municipio, su días dejaron de ser los mismos…

    Jorge Arosemena (Municipio) con nietos que jugaron en estos diamantes, conocedor y miembro de esa clase que ve los deportes de otra manera, fue uno de los primeros en responder.

    Hubo nuevos aires, la ayuda llegó, pero tan pronto como llegaban nuevas ideas a Miraflores, aparecían más problemas, inconvenientes de oficio que había que resolver.

    Otton Marquez de la Plata (Fatty, Barcelona) lo pintaba de manera brillante: “Es increíble, somos cinco  trabajando acá en equipo y no nos alcanza el tiempo para hacer el trabajo que Vicente Maldonado hacía solo”.

    Para el próximo mes está previsto la inauguración del nuevo césped sintético de la liga (obra del Municipio), inmediatamente después se programara la temporada número 38.

    Para 2013 y 2014 este lugar será sede de los regionales de los mundiales de la pequeña liga de Williamsport.
    Se recibieron invitaciones para ir a jugar a Puerto Rico, Panamá, Guatemala, Costa Rica.

    En octubre vendrán a Guayaquil 4 equipos para participar en el torneo invitacional. La liga volvió a hacer ruido y el continente se enteró, solo haría falta que nuestro país se incluya entre los que advirtieron ese revivir.

    Se gestionó la llegada de un entrenador internacional, Matt Smith que dirige las selecciones de la liga desde enero y los primeros resultados empezaron a verse antes de lo previsto.

    Fueron ex jugadores los que aportaron con sus hogares para que sirvan de hospedaje al profesional estadounidense.
    Con tanto para hacer este 2012, de seguro quienes leen esto y jugaron en la liga deben sentirse felices.

    Pero falta mucho, los auspiciantes no han llegado todavía en el presente año, 2011 tuvo un aporte importante de la empresa privada y para poder continuar con todos estos proyectos es necesario que se sepa lo que se está haciendo en Miraflores, que quienes jugaron alguna vez regresen y sepan que pueden ayudar.

    Vicente Maldonado puede estar satisfecho, eso creen muchos, pero cada mañana que llega a la cancha sigue formando gente y aspirando a que se obtenga lo necesario para seguir funcionando después de 38 años de actividad.
    Esta liga merece el reconocimiento del Ecuador… ¿y Vicente?… díganlo ustedes… ¿una estatua?... voto por el sí.