• 07 Sep 2011
  • Tele Mix
  • Visitas: 2376
  • Los del Puente ya no son solo los músicos para otros intérpretes

    Entre los actuales integrantes del grupo constan el nieto de Lizandro Meza, el bajista de Fanny Lu, uno de los guitarristas que tocaron con Carlos Vives y otros. Su disco promocional es Un millón de motivos

    Redacción Escenarios

    Fanny Lu, Lizandro Meza, Gilberto Santa Rosa y otros, son artistas de distintos géneros musicales de quienes sus seguidores están pendientes cuando salen al escenario. Cuando sucede, sus músicos de apoyo pasan a un segundo plano, hasta que el solista los presenta en apenas una canción del concierto.

    Lo mismo sucede con quienes están detrás de la producción de los artistas en un estudio de grabación.
    No obstante, atrás de cada solista existen músicos con historias propias que incluso forman parte de proyectos en los que sí son los protagonistas.

    Son las historias de Luis Ernesto “Kako” Álvarez,  Arturo Meza, Carlos Alberto “Ñeco” Orozco, Nelson Carlos Bicenty y Norberto Domínguez, quienes juntaron sus experiencias en agrupaciones ajenas al proyecto Los del Puente, que curiosamente surgió hace 14 años en Ecuador, pero actualmente lo integran colombianos.

    Arturo creció con el sonido de los acordeones de su abuelo, el famoso Lizandro Meza. Aprendió a tocar ese instrumento a los 9 años. Luego acompañó a su antecesor por varias giras e integró Los Chiches del Vallenato y Tropicolombia.

    “Kako” es bajista y proviene de una familia de músicos en la que su tío Pacho Juanes es uno de los estelares con Los Ovnis, de Colombia. Ahí debutó “Kako” en sustitución de su tío, que tocaba el bajo. Pacho Juanes no pudo presentarse una vez porque se emborrachó. “Kako” pasó a Los Embajadores del Vallenato, luego integró las bandas de apoyo del baladista chileno Alberto Plaza, del argentino Diego Torres, del cubano Jon Secada y desde hace cuatro años con la colombiana Fanny Lu.

    “Ñeco” es primo de Rafael Orozco, uno de los fundadores de El Binomio de Oro. Después creó el grupo de pop Aneurisma, mientras que en el grupo de vallenato La Pandilla fue cantante.

    Nelson Carlos Bicenty y Norberto no provienen de una familia musical, pero basan su experiencia en las producciones de discos a otros artistas. Norberto, pianista y licenciado en música, montó un estudio de grabación que le permitió coproducir a Los Diablitos durante tres años.  Una de sus  más recientes participaciones como productor fue en el  último disco,  Irrepetible, del puertorriqueño Gilberto Santa Rosa.

    La historia de Nelson pudo terminar en un consultorio o alguna clínica, como doctor. Sus planes cambiaron cuando conoció a Moisés Angulo, artista a quien produjo hace 15 años en Colombia. Parte de su trabajo fue apoyar con la guitarra. Su hoja de vida incluye los primeros discos de Carlos Vives y hasta la canción Crema de limón, que el rapero ecuatoriano AU-D popularizó en la década del 90.

    Carlos Alberto o “Ñeco”, vocalista y también el más antiguo de Los del Puente, explica cómo es que un grupo colombiano surgió en la península de Santa Elena, en Ecuador, que sucedió en 1997, un año antes de su ingreso al grupo.

    El cantante, nacido en Valledupar, cuenta que el gestor fue Rafael Salcedo, quien creó a Los del Puente con músicos ecuatorianos y colombianos, que con el paso del tiempo se retiraron y permitieron la presencia de los actuales. “Ñeco” reemplazó a Carlos Arturo Brito, el cantante de origen.

    La formación actual promociona la canción Un cuarto para las diez o El tango de tu olvido, que escribió  Tico Mercado y que, según él, tiene un contenido lírico sobre despecho.
    Agrega que la canción es una fusión entre el tango y el vallenato. “Quisimos mezclar sonidos y culturas porque consideramos que  música es como los ríos, fluye naturalmente, y cuando se grabó la canción eso se dio”, refiere “Ñeco”. 

    El tema tiene un videoclip que ya rota en el portal de YouTube.  

    Para este material, según Nelson,  guitarrista del grupo, sus integrantes viajaron alrededor de Ecuador. Filmaron en Cuenca, en la Ruta del Sol, Punta Centinela y otros, mientras que el guayaquileño Héctor García fue el director.
    Un cuarto para las diez  se desprende del disco  Un millón de motivos, que  fue grabado el año pasado entre los estudios Borkis Entertainment, de Ecuador, y Leo Music Production, de Colombia.

    El disco tuvo como  productores e ingeniero de sonido a Rafael Salcedo y  Andrés Beleño, respectivamente.  Según “Ñeco”, es el tercer material  del grupo, desde que lanzaron Los del Puente hace 13 años. El siguiente disco fue Caminar contigo.

    Cada tema tuvo su historia, como las que proponen sus actuales integrantes en Un millón de motivos o como sus propias historias personales, de esas que su público desconocía cuando tocaban para otros artistas.