• 17 Ago 2011
  • Información General
  • Visitas: 2327
  • Dirección de Extranjería no tenía registro de visas

    Tras la declaratoria de emergencia, este organismo inició el proceso de digitalización de sus archivos y recibió 940.000 dólares.

    Redacción Actualidad

    Archivos guardados en costales de yute,  represamiento de trámites, hacinamiento de personal,  espacios inadecuados para la atención al público  y falta de un registro de  trámite y entrega  de visas de inmigrantes, forman parte de las falencias que se detectaron  en la Dirección de Extranjería del Ministerio del Interior, tras un examen especial realizado por la nueva administración.

    El primer paso, aseguró Xavier Molina, director de Extranjería, fue cambiar de instalaciones.  Por más de cinco años la entidad funcionó en un local de    peluquería  en  Gaspar de Villarroel  y 6 de Diciembre (norte de Quito), ahora se reabrió en el antiguo edificio del Incop, en  6 de Diciembre y Colón.

    Molina añadió que el problema de la entidad llegó al punto que no se contaba con una estadística real de cuántas visas de inmigrantes se habían entregado, ahora tras el proceso de digitalización se tiene en parte la información. Habría cerca de 300 mil expedientes  que datan de 1920.  Al momento   se levantan  los datos de  2009, 2010 y a la par de 2011.

    Trabajos inmediatos

    La reubicación, la digitalización de la información y de los procesos forma parte de las acciones inmediatas de readecuación de la Dirección. El proceso inició  tras la declaratoria de emergencia suscrita el  pasado 1 de junio, cuando el ministro del Interior, José Serrano; y, Homero Arellano, ministro Coordinador de la Seguridad, llegaron de forma sorpresiva al lugar.

    Pese  a los cambios, los usuarios aún se  quejan por la falta de celeridad en los trámites, como el colombiano Pablo Durán, quien tiene cuatro meses en este proceso y todavía no recibe una respuesta al respecto. “Los trámites son muy lentos, el personal es muy poco y la demanda supera la capacidad del trabajo”. Laboran 26 empleados.

    Al respecto, Molina aseguró que si bien hay gran cantidad de trámites represados, el trabajo solo se   agilizará y transparentará al ritmo que se digitalicen los procesos. A las instalaciones acuden entre 100 y 300 personas diariamente, en busca de una visa de inmigrantes, traspaso de visas, cambios de cédulas de extranjeros y de estado civil.

    Entrega de visas

    Los últimos datos sistematizados  son de  enero a junio del 2011. El reporte establece que  ciudadanos de 56 nacionalidades solicitaron visas de inmigrante, se entregaron 1.029, la mayoría de los trámites estaban  represados. La Dirección aprueba cerca  de 160 visas a la semana.

    Como parte del proyecto de reestructuración se trabajará en línea con  la Cancillería,  el Registro Civil y el Ministerio del Interior para evitar las redes de corrupción.

    Además se aplicará un  sistema para consultas en línea, sobre el estado de los trámites de visado, para evitar que las oficinas colapsen.