• 17 Jul 2011
  • Economía
  • Visitas: 8525
  • Nuevos ingenios evitarán importaciones de azúcar

    Las azucareras Miguel Ángel, de la compañía Sonino S.A., en el cantón El Triunfo; y San Juan, de Hidalgo e Hidalgo en Playas, molerán alrededor de 750.000 toneladas de caña de azúcar. Con ello se prevé que generarán miles de puestos directos de trabajo.

    Álex Córdova Larrea

    Después de muchos años dedicados a la producción de caña de azúcar, varios agricultores ven concretarse uno de  sus tantos anhelos. A partir de ahora los cañicultores del cantón El Triunfo serán accionistas principales de la industria  Miguel Ángel, uno de los dos nuevos ingenios azucareros que se construyen en el país.

    “Los agricultores ahora seremos agroindustriales, con la posibilidad de vender nuestro producto con valores agregados. Mejoraremos nuestra calidad de vida”, mencionó Orlando Zambrano, cañicultor de El Triunfo y accionista de Sonino S.A., compañía en la que tienen participación los cañicultores.

    Dos ingenios azucareros que tendrán una molienda inicial de aproximadamente 750.000 toneladas de caña de azúcar y producirán cerca de 1’400.000 sacos de 50 kilos se instalan en el país. Los pequeños ingenios están ubicados en la provincia del Guayas y darán empleo directo a más de 3.000 personas.

    Las azucareras Miguel Ángel, de la compañía Sonino S.A., del cantón El Triunfo, y la San Juan, de la Constructora Hidalgo e Hidalgo, ubicada cerca de la comuna del mismo nombre en Playas, realizan el montaje de la maquinaria que dará forma a las nuevas procesadoras de caña. Se estima que la inversión en ambos ingenios es de aproximadamente 50 millones de dólares.

    Producción empezará en 2012

    Astolfo Pincay, presidente del directorio de Sonino S.A., recordó que pertenece a una familia que por muchos años   trabaja con la caña de azúcar y por ello siempre en la Unión Nacional de Cañicultores del Ecuador (UNCE) impulsó a su gremio a industrializar su producto; es así como nace la inquietud de crear un nuevo ingenio para producir azúcar y generar energía a través del etanol.

    Pincay explicó que a través de recorridos por distintas partes del mundo  encontraron en  El Salvador la estructura total de un ingenio en pleno funcionamiento.

    En 2005 comenzaron las negociaciones con dicho ingenio y sus anteriores propietarios les dieron las facilidades necesarias con un precio bastante conveniente.

    17-7-11-ingenios-azucarerosEl ingenio de Centroamérica fue traído al país en el 2008. “Tuvimos mucha preocupación al traerlo, por el hecho de su ensamblaje, temíamos que al instalarlo y mejorar su capacidad de producción la inversión sería muy fuerte. Pero el Gobierno nos dio las facilidades respectivas”, resaltó Pincay.

    “Tanto para los agricultores o empresarios que querían instalar en el país algún tipo de industria. Gozamos de exoneraciones de ciertos impuestos”, agregó.

    El dirigente enfatizó que luego de trasladar el ingenio hasta el sector El Vainillo, cantón El Triunfo, se encontraron con la dificultad del financiamiento para su instalación.

    Establecieron contactos con la Corporación Financiera Nacional (CFN) que les dio un crédito de 14 millones de dólares para el montaje y la obra se encuentra avanzada en un 98%  en términos de su instalación.

    Informó que en octubre se realizarán las  pruebas respectivas para entrar a producir en este año y en la próxima zafra, que será completa, se molerán 450.000 toneladas de caña y se procesará alrededor de un millón de sacos de azúcar de 50 kilos. “Con esto se fortalece la producción y además estamos decididos a producir etanol a través de la melaza que produce la caña de azúcar.

    Los ecuatorianos tenemos oportunidades, solo es cuestión de decisión y tener fe”, dijo Pincay, quien recalcó que cuentan con 4.000 hectáreas cosechadas y están creando nuevos campos cañeros.

    Mientras tanto, en el ingenio San Juan, la Constructora Hidalgo e Hidalgo trabaja en la preparación de 2.000 hectáreas para cultivos y cuenta con semilleros listos para ser plantados. El ingenio estaría en capacidad de moler más de 200.000 toneladas de caña de azúcar.

    Michel Achi, alcalde de General Villamil, mencionó que esta obra generará varias fuentes de empleo para los habitantes de Playas, eso independientemente de los beneficios que genere para el país la creación de una planta de azúcar y biocombustible.

    El burgomaestre recalcó que aunque una gran parte del ingenio está ubicada en Guayaquil, por la cercanía al balneario se van a generar, también allí, espacios de trabajo para sus coterráneos: “Hablaremos con los dueños del ingenio para que se considere a la gente de Playas para que trabaje en el lugar”.

    Se fortalecerá la industria azucarera de Ecuador

    El presidente de la Federación Nacional de Azucareros (Fenazúcar), Miguel Pérez, manifestó que estos ingenios  fortalecerán la industria azucarera, ya que es  importante para el desarrollo del país.

    Pérez estimó que el ingenio Miguel Ángel arrancará totalmente el próximo año, ya que en este semestre se harán pruebas de producción; mientras que el San Juan estaría operativo a fines de 2012 o inicios de 2013.

    “La construcción de estos ingenios da a notar la confianza que todavía existe  para seguir invirtiendo en el país. Es importante que en el caso del ingenio Miguel Ángel sean sus principales accionistas los cañicultores”, manifestó el dirigente.

    Aseveró también que entre ambos ingenios producirán más de un millón de sacos de azúcar en cada zafra, con lo que se aseguraría totalmente el abastecimiento del endulzante para el mercado interno e inclusive con excedentes para exportar.

    Genaro Moreno, gerente general del ingenio Monterrey, ubicado en la provincia de Loja, indicó que los dos nuevos ingenios, por la capacidad que van a tener, contribuirán a mantener un buen equilibrio en la demanda del consumo interno de azúcar en el país.

    “El ingreso de nuevos ingenios ayudará a regular la producción y dejar de importar el endulzante. No habrá ningún efecto negativo. Contribuirán al plan nacional de biocombustibles porque van a procesar etanol”, expresó.

    Subrayó que no habrá una sobreoferta sino que más bien estarían ayudando a mantener un equilibrio entre la demanda y la oferta.

    Roberto Villacreses, investigador del Instituto Ecuatoriano de Economía Política (IEEP), opinó que siempre es bueno que haya varias empresas dedicadas a la producción de un determinado bien, ya que eso asegura una mayor oferta y los precios tienden a bajar con el tiempo. Señaló que esto tiene que venir acompañado de una liberación de precios, para que así se incentive la mayor producción posible de azúcar.