• 28 Jun 2013
  • 60
    Economía
  • Visitas: 5294
  • Gobierno cuenta con un plan de compensaciones para los sectores productivos afectados

    No más Atpdea. Correa plantea una ley como alternativa

    El Estado ecuatoriano renunció ayer de forma irrevocable a las preferencias arancelarias que Washington da a varios países andinos, debido al uso que hace ese país de éstas para mermar la soberanía nacional en varios asuntos geopolíticos.

    Redacción Economía

    En cerca de 20 años el Tratado de Preferencias Arancelarias Andinas (Atpdea, por sus siglas en inglés)  ha proporcionado acceso libre de aranceles a productos ecuatorianos de alta calidad a precios que les ha permitido convertirse en elementos básicos de los hogares estadounidenses.

    El Atpdea fue creado en la década de 1990 para que los productos ecuatorianos ingresen con cero arancel al mercado norteamericano y estará  vigente hasta el 31 de julio de este año. Según el Gobierno, esta norma se  transformó en “instrumento de presión y chantaje”.

    De acuerdo con funcionarios del Gobierno y analistas del país, este beneficio, que igual no se iba a renovar, fue utilizado por Washington para presionar al país en asuntos geopolíticos, como el caso de Julian Assange y el posible asilo al excontratista de la CIA, Edward Snowden.   

    Incluso desde hace dos años la petrolera estadounidense Chevron viene pidiendo al Gobierno de Washington que no renueve los beneficios arancelarios que concede a Ecuador, con el argumento de que el país ha violado el tratado bilateral de inversiones.

    Frente a todas estas presiones para influir en las decisiones del país con la amenaza de quitar el Atpdea, ayer el secretario nacional de Comunicación, Fernando Alvarado, informó que el Estado ecuatoriano renunciaba a las preferencias arancelarias con Estados Unidos, “debido a las presiones externas utilizadas para mermar la soberanía nacional en varios asuntos geopolíticos”.

    “Ecuador recuerda al mundo que las preferencias arancelarias fueron originalmente otorgadas como una compensación a los países andinos por su lucha contra las drogas, pero pronto se convirtieron en un nuevo instrumento de chantaje. En consecuencia, Ecuador renuncia de manera unilateral e irrevocable a dichas preferencias”, dijo Alvarado.

    El país ofreció a los Estados Unidos una ayuda económica de 23 millones de dólares anuales -monto similar al que recibía por las preferencias arancelarias-, con el fin de  brindar capacitación en materia de derechos humanos que contribuya a evitar “atentados a la intimidad de las personas, torturas, ejecuciones extrajudiciales  y demás actos que denigren a la humanidad”.

    La opinión de Alvarado fue compartida por Katiuska King, exministra de Política Económica, quien recalcó que “el mito del Atpdea, que igual no se iba a renovar, sirvió para chantajes y romerías por Washington por tan poco”. “Bien por la renuncia unilateral”, puso King en su cuenta de Facebook.

    Productos afectados

    Desde  julio, productos como el brócoli, conservas de atún y las flores, que forman parte del  17% del total de las exportaciones no petroleras a EE.UU. tendrán que pagar aranceles para ingresar a este mercado. El 77% de las exportaciones ecuatorianas no ingresa  a EE.UU. con la preferencia del Atpdea.

    El impacto de la no renovación de este mecanismo se verá reflejado en la pérdida de competitividad en productos que en la actualidad exportan $ 138 millones a Estados Unidos.

    Certificado de Abono Tributario  beneficia  a 1.056 empresas y a más de 500 productoresEl banano, camarón y cacao ecuatorianos ingresan con arancel cero al mercado norteamericano por los compromisos suscritos en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el tratamiento de Nación Más Favorecida (NMF).

    Del conjunto de ítems exportados con mayor importancia para Ecuador solamente el atún en lata  no es beneficiario de tratamiento arancelario preferencial. Productos que también son sujetos de cobro de aranceles son las medias panty, prendas de punto de algodón y otros textiles; sin embargo, estas son exportaciones marginales, si bien constituyen productos con mayor valor agregado.

    La embajadora ecuatoriana en Washington, Nathalie Cely, manifestó que estos productos crean miles de puestos de trabajo para agricultores, empleados de la transportación y de distribución, para vendedores y   consumidores, tanto en Estados Unidos como en Ecuador. “Las preferencias arancelarias han creado empleos y superávit del consumidor en los EE.UU. En el caso de las rosas, en 2012 este superavit en EE.UU. fue de 9 millones de dólares”, precisó.

    Cely señaló que hay grupos empresariales que están alarmados por la extinción del Atpdea, y aceptó “no estar dejando de ver el problema, pero sí dimensionándolo”, como respuesta a las voces de nerviosismo del país. La funcionaria dijo que “el país se encuentra preparado” para salir del Atpdea y que existen estrategias nacionales enfocadas a exponer productos con valor agregado y ganar mercados en crecimiento.

    6.300 productos son beneficiados a través de las preferencias arancelarias andinasEnfatizó que una muestra es la constante participación de marcas ecuatorianas en importantes ferias internacionales del mundo, en cada sector, que es una tarea emprendida por Pro Ecuador y enfocada por las oficinas comerciales  en el exterior.

    De su parte la directora general de Pro Ecuador, María Fernanda de Luca, informó que Ecuador está buscando mercados alternativos para redireccionar la oferta exportable nacional. Desde el mes pasado el Gobierno inició conversaciones con los tres sectores que tendrían mayores afectaciones por la no renovación: brócoli, rosas y atún. Esto con la finalidad de encontrar tranquilidad en el sector exportador.

    Pro Ecuador realizó eventos de promoción de productos ecuatorianos en Asia y la región europea. Los exportadores mantienen esperanzas en las políticas de compensación que aplicará el Gobierno para lo sectores afectados.

    El presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores, Felipe Ribadeneira, solicitó ayer al Gobierno que ponga en marcha las medidas de compensación frente a las pérdidas de las preferencias andinas. “Estas medidas de compensación  ya se venían trabajando en virtud de que había un riesgo real. Es bueno que haya sido concretado el día de hoy (ayer)”, subrayó.

    “NUESTRA DIGNIDAD NO TIENE PRECIO”

    “Ecuador no acepta presiones ni amenazas de nadie y no comercia con sus principios ni su soberanía, ni se somete a intereses mercantiles por importantes que sean”, enfatizó ayer el presidente de la República, Rafael Correa, durante el acto de inauguración del Proyecto Multipropósito Baba, ubicado en la Provincia de Los Ríos.

    El Jefe de Estado manifestó que las preferencias arancelarias fueron originalmente otorgadas como una compensación a los países andinos por su lucha contra las drogas, pero pronto se convirtieron en un nuevo instrumento de chantaje.

    El régimen compensará a los productores de atún, brócoli y flores que sufrirían las consecuencias por perder las preferencias. “Pórtate bien o te quito el Atpdea.

    Frente a la amenaza, insolencia y prepotencia de ciertos sectores estadounidenses que han presionado para quitar las preferencias arancelarias a nuestro país por el caso Snowden, Ecuador informa al mundo que renuncia de manera unilateral e irrevocable a dichas preferencias arancelarias, nuestra dignidad no tiene precio, es más, Ecuador ofrece a EE.UU. una ayuda económica de 23 millones de dólares  anuales”, dijo Correa.

    Sin embargo, el Mandatario aclaró que el Gobierno "no tiene la más mínima intención de romper las relaciones diplomáticas o económicas con Estados Unidos".

    Además, anunció que enviará un proyecto de ley a la Asamblea Nacional para compensar la no vigencia  del Atpdea.

    Etiquetas:

    ATPDEA, Ecuador