• 08 Nov 2012
  • Economía
  • Visitas: 1709
  • Los créditos asociativos sacan a más familias de la pobreza

    Beneficiarias del Bono de Desarrollo Humano pueden unirse e iniciar proyectos. Cada una recibe $ 840 que son descontados en 2 años. Resultados alientan la microindustria.

    Redacción Economía

    Gladis Reyes de Rubira es miembro de la fundación Casa del Tigre, ubicada en el Bloque 6 de La Flor de Bastión. Ella y dos vecinas decidieron iniciar el trabajo de coser sábanas, luego de recibir charlas de orientación sobre el manejo microempresarial.

    Al inicio apenas vendían 2 o 4 piezas (sabana, cubrecama y forros de almohada) a la semana. Luego, al ofertar su trabajo en bazares del sector, los pedidos aumentaron, pero no contaban con dinero para la materia prima, hasta que acudieron a las oficinas del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies) y accedieron al Crédito de Desarrollo Humano Asociativo, que entrega recursos a las beneficiarias del Bono por $ 840 a cada una de las solicitantes.

    “Es una ayuda inmensa que nos ha dado el Mies, porque no solamente que recibimos el dinero, sino que nos proporcionan estabilidad en nuestros hogares. Antes el dinero de la sábana que vendían era gastado en el diario de la casa. Los pedidos se elevaron de 4 piezas a 20”, señaló.

    El Mies viene impulsando los créditos asociativos para desarrollar actividades productivas con cargo al Bono de Desarrollo, es decir que mensualmente se descuenta de la transferencia que realizan a la beneficiaria del bono.

    Guadalupe Salazar Cedeño, quien dirige un grupo de emprendedoras beneficiarias del bono, dijo que la ayuda que han recibido con los recursos es “extremadamente positiva”, porque ellas que no son sujeto de crédito obtienen dinero que es bien utilizado.

    Dijo que el empoderamiento y la capacitación es lo ideal, previo a demandar el dinero que en asociatividad pueden llegar a obtener $840  que sirven para comprar las cosas para comercializar o la materia prima necesaria.

    Por ejemplo, hay personas que confeccionan zapatos y ellas deben tener cuero, botones, suelas. Otras, tienen una tienda en su casa y deben comprar productos para vender. Hay varias que saben de enfermería, por lo que requieren comprar equipos, como los inhaladores para las terapias respiratorias, entre otros productos, dijo Salazar.

    Explicó que hay préstamos del Bono de Desarrollo por $ 420  que se descuentan en un año. Sin embargo, lo ideal es hacer los créditos asociativos, donde varias beneficiarias emprendedoras se unen para desarrollar un proyecto microempresarial y pueden obtener el doble.

    Peggy Ricaurte, coordinadora Zonal 8 del Ministerio de Inclusión Económica y Social, dijo que el Crédito de Desarrollo Humano es entregado a través del Sistema Nacional de Finanzas Populares.

    La finalidad es que los recursos sean invertidos en emprendimientos que puedan articularse a proyectos productivos nuevos o en marcha, así como para asociarse en un proyecto productivo nuevo o en marcha a través de una organización social.

    Dijo que el objetivo es mejorar la vida de las personas que reciben el bono. En el momento en que  montan un negocio productivo en asociación, es cuando tienen una mayor fuerza de empuje y desarrollo.

    En el proceso del crédito asociativo o articulado está el  Programa de Protección Social (PPS) y el Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria (IEPS).

    La asociatividad es la voluntad de más personas, familias, comunidades y actores de unirse para enfrentar juntos problemas comunes y construir soluciones ventajosas para todos.