• 12 Jun 2011
  • Deportes
  • Visitas: 29426
  • La bailoterapia “quema” el estrés y las calorías

    Los aeróbicos fueron reemplazados por esta nueva forma de “moverse”, que tiene una gama de opciones. No hay limitaciones.

    Tatiana Casanova, del gimnasio Wilson Dance, da clases de 17:30 a 18:30 en este lugar. En ese horario van mayormente mujeres amas de casa y estudiantes universitarios. foto: Marcos Pin | El Telégrafo
    Tatiana Casanova, del gimnasio Wilson Dance, da clases de 17:30 a 18:30 en este lugar. En ese horario van mayormente mujeres amas de casa y estudiantes universitarios. foto: Marcos Pin | El Telégrafo

    Alix Pincay Schuldt

    Una hora de diversión, desestrés y de quemar hasta 800 calorías es lo que se experimenta cuando se practica la  bailoterapia. Fusiones de ritmos tropicales, pop, clásicos, reggaeton y hasta románticos, es la variedad de pasos que los interesados pueden aprender y al mismo tiempo bajar de peso.

    La profesora del gimnasio  Wilson Dance, Tatiana Casanova, cumple con su actividad diaria en su local de repuestos de carros e inmediatamente a la salida se dirige a la academia para “mutar” de empresaria a deportista.

    Dar clases después de su trabajo,  es para ella olvidarse de los problemas que ha tenido durante el día. Liberarse durante una hora para menear sus  caderas, dar giros y saltos guiando a sus alumnos es su mejor terapia de relajamiento.

    12-06-11-dep_varios-janneth-vera-durante-clase-de-baileCasanova asegura que este estilo de gimnasia no es solo para aquellos que quieran bajar de peso, sino para  todos los que opten por dejar el sedentarismo y tener buena salud. Sirve también para los que desean, mantener una buena circulación de la sangre y relajación muscular (para que los huesos no se atrofien) y sobre todo liberarse de las toxinas.

    “Son muchos los beneficios de esta terapia, porque los alumnos se divierten con cada canción ya que ellos aprenden a bailar”, manifestó Casanova, quien hace dos años da clases en horas de la tarde.

    “Cierro mi negocio y vengo a dar bailoterapia. Es garantizado que la persona que viene se divierte, porque el baile nos da la opción de hacer el fitness de una mejor manera, es una terapia antiestrés ya que la gente se olvida de todo cuando se conecta una hora con el profesor”, añadió.

    Esta energía también la proyecta, la academia Harry’s Dance Gym, conocido en el medio por sus bailarines que se presentan en el programa matinal de televisión En Contacto. Ofrecen enseñar a bailar como ellos.

    “Se debe eliminar las calorías a medida de lo que consumimos, todo en exceso es malo. Aquí tenemos una terapia para relajarnos, porque la gente aprende a bailar canciones de moda”, explicó Janneth Moreno, una de las instructoras de la clase e integrante del grupo “Latinos”.

    Janneth, quien lleva dando clases hace seis años desde que se inició la academia, manifestó que sus alumnos se sienten a gusto, ya que los pasos no son complicados y se van ejecutando de acuerdo al nivel de los participantes, es decir, es recomendable para todos.

    Una dosis de ejercicios combinados con el ritmo de las canciones de Pitbull, Olga Tañón, Shakira, Lady Gaga, Chayanne,  Daddy Yankee, Wisin y Yandel, entre otras, son la base para las clases.

    El éxito obtenido se debe a la combinación de exigencia física y la autodisciplina que nos tenían acostumbrados los aeróbicos.

    “Para bajar rápido de peso se debe hacer una buena dieta y en dos semanas se ven los resultados, de acuerdo al grado de obesidad y dependiendo de las libras que se desee bajar”, añadió.

    También indicó que los aeróbicos tienen sus limitaciones, pues los pasos están hechos y no hay variedad, en cambio con la danza es diferente, por la tendencia con las canciones y las nuevas coreografías que se van creando.

    12-06-11-dep_varios-profesor-leonardo-villegas-ensenia-su-clase-con-luces-y-parlantesEn otro de los gimnasios ubicados al norte de la urbe, el Top Gym, se ha transformado la tradicional sala de ejercicios en una virtual discoteca para bailoterapia.

    Una bola giratoria de luces de colores, reflectores y tres parlantes de DJ logran presentar el ambiente ideal y simular un local de diversión, en donde se puede bailar sin restricciones.

    “Lo que se ha pretendido es innovar la forma de hacer ejercicios, porque en muchos casos se producían lesiones en los huesos por la forma que se hace el aeróbico, que tiene altos y bajos impactos;  en cambio con el baile se maneja una regulación distinta”, detalló el bailarín Leonardo Villegas.

    Para el profesor, más que un ejercicio reiteró que es la mejor manera de desestresarse, al compararlo cuando uno asiste a una fiesta un fin de semana. Además, indicó que es muy importante el “showman” sobre la tarima, que es lo que hace diferente cada clase, porque hay que llegar de una manera amigable a sus alumnos, lo que hace que ellos se “lancen a probar pasos nuevos”.

    “La pedagogía es indispensable, trato que la gente no se preocupe de hacer maravillas, sino que salga de lo monótono, fortalezca los músculos y pueda hacer los pasos en las discos”, contó.

    Las clases de bailoterapia varían entre 25 dólares y 60, incluida las máquinas y pesas del gimnasio para poder tonificar el cuerpo.