• 27 Abr 2013
  • Cultura
  • Visitas: 653
  • El lanzamiento se realizó en Las instalaciones de la cancillería, en Quito

    Cartas recuperan memoria histórica

    La presentación oficial del libro “Cartas inéditas del General Eloy Alfaro Delgado, Tomo II”. Allí se pueden leer los enlaces de pensamiento entre otros líderes de América. El texto contiene valioso material patrimonial del país

    El texto histórico será distribuido gratis en la Cancillería, ubicada en Quito. Foto: Álvaro Pérez |  El Telégrafo
    El texto histórico será distribuido gratis en la Cancillería, ubicada en Quito. Foto: Álvaro Pérez | El Telégrafo

    Redacción Cultura

    El Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración junto con el Centro Cívico Ciudad Alfaro han logrado recopilar el libro “Cartas inéditas del General Eloy Alfaro Delgado, Tomo II”.

    Esta obra contiene  valioso material histórico que da cuenta de un período comprendido entre 1880 y 1912, tiempo en el que el general Eloy Alfaro mantuvo comunicación directa, mediante cartas y telegramas, con  destacados personajes de la política internacional, quienes se expresan en las misivas como amigos y revolucionarios.

    Entre ellos estaban Rafael Uribe Uribe, Antonio José Restrepo, Gabriel Vargas Santos, Benjamín Herrera, Cipriano Castro Díaz (presidente de Venezuela), John Hay (secretario de Estado de EE.UU.).

    Las más de 48 cartas, recuperadas de manos de descendientes directos de Alfaro, hacen alusión al conflicto que se desarrollaba entre liberales y conservadores en  Colombia, a finales del siglo XIX.

    En el texto se pueden encontrar descripciones detalladas de notables hechos que  sucedieron a propósito del conflicto colombiano, y por supuesto las implicaciones políticas, económicas y sociales que se generaban en la región.

    En uno de los fragmentos se cuenta, por ejemplo: “Desde Guayaquil, el 16 de junio de 1903, frescos aún los recuerdos de la sangrienta guerra en Colombia, Eloy Alfaro le escribe a José Santos Zelaya, presidente de Nicaragua, que ‘el connotado propagandista  liberal, Don José María Vargas Vila, ha llegado a Nueva York con el objeto de publicar el periódico’ que ‘caerá como una bomba de dinamita en Colombia y en el Ecuador’. Némesis se llamó la publicación”.

    El libro cuenta con una presentación inicial de la presidenta de Ciudad Alfaro, Tatiana Hidrovo Quiñónez, quien hace un estudio historiográfico de los procesos de los radicales en América.

    La historiadora señala que el libro aporta abundante información para entender la relación de los radicales americanos y sus anhelos por insertar en sus países principios de igualdad, libertad y justicia, así como su lucha para consolidar la “Patria grande”, ideal que fuese compartido por José Martí, Antonio José de Sucre y Simón Bolívar.

    Según Hidrovo, Eloy Alfaro le dice a los delegados del Ecuador en el exterior, en un telegrama fechado el 12 de junio de 1901, que “se haga comprender allá que todos los ciudadanos de corazón que han nacido en territorio de la antigua Colombia, son profundamente colombianos, sentimiento que es el mayor homenaje a Bolívar y más héroes de nuestra emancipación política”.

    El texto incluye también un estudio introductorio del historiador y filósofo colombiano Carlos Cueto Vásquez, quien señala que para él fue un privilegio estudiar documentación epistolar que complementa las versiones oficiales sobre un capítulo fundamental de la historia reciente de su país.

    Cueto Vásquez reflexiona sobre la solidaridad permanente entre los pueblos colombiano y ecuatoriano. Añade que las cartas inéditas aportan con nuevos datos históricos que fortalecen la hermandad en la región americana.

    La mesa de invitados de honor contó con la presencia del doctor Daniel Ortega, representante oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración.
    Ortega explica que el actual Gobierno ha participado directamente en la ejecución de este proyecto de recuperación de la memoria histórica del país.

    Agrega que es necesario recordar y mantener viva la imagen de un icono revolucionario y principal agente de cambios radicales en la política no solo del país sino, además, de  Latinoamérica.

    Según él, la figura del “Viejo Luchador” muestra la fortaleza de nuestros pueblos en una lucha permanente por la reivindicación social de los históricamente oprimidos. Explica, asimismo, que este proyecto es parte de la recuperación del patrimonio nacional.

    Para Cueto, Hidrovo y Ortega, la Revolución Liberal desentraña uno de los más grandes procesos históricos y políticos de Latinoamérica, los investigadores señalan que Alfaro con su revolución sentó las bases del actual estado nacional de derecho a nivel de América del Sur y Centro.