• 13 Mar 2014
  • Cultura
  • Visitas: 1323
  • Lo manual y lo digital conviven en obra de Ilich Castillo

    El primer lugar que obtuvo hace menos de 10 años en el Salón de Julio es parte del pasado. El guayaquileño ha volcado su trabajo a experimentar con el audiovisual, formato en que ha producido las obras que caracterizan su carrera.

    En Auto Glitch (Touch), la cara del personaje se deforma con cada fotograma por la acción manual del botón ‘still’ en un control remoto. Foto: Cortesía Ilich Castillo
    En Auto Glitch (Touch), la cara del personaje se deforma con cada fotograma por la acción manual del botón ‘still’ en un control remoto. Foto: Cortesía Ilich Castillo

    Tres piezas del artista guayaquileño Ilich Castillo conforman la muestra ‘Tántalos’, expuesta entre el 5 de febrero y el 10 de marzo, con curaduría del artista audiovisual cántabro Luis Bezeta.

    La muestra se exhibe en la galería Demolden Video Project de Santander (Cantabria, norte de España), espacio que de manera exclusiva exhibe arte en formato audiovisual.

    Trabajar su obra en audiovisual ha caracterizado a la carrera del artista, que trabaja en el Departamento de Vínculo con la Comunidad del Instituto Tecnológico Superior de Artes del Ecuador (ITAE).

    Auto Glitch (Touch)es parte de la serie ‘Duraciones éticas’, y es el resultado de la deformación de la imagen en los fotogramas que componen una secuencia de video.

    ‘Glitch’ es un término informático (común, sobre todo en los videojuegos) que describe un error de programación que no afecta al funcionamiento del software. 

    La pieza muestra un fragmento de película donde aparece un personaje que tiene arriba un añadido digital: una mano que hace clic con el pulgar, como si presionara un botón en el control remoto.

    Piedra y hacha: un relato de la ciudad escondida

    Los artistas suelen tener blogs que actualizan con registros de sus obras y sus experimentos. A más de su blog (ilichcastillo.tumblr.com) y su cuenta en Vimeo, Castillo tiene otro blog, llamado ‘Piedra y Hacha’ (www.piedrayhacha.wordpress.com), que recopila una serie de fotos de calles donde se han sustraído las tapas de  las alcantarillas.

    Castillo, cuenta, busca en la calle esas escenas que se contraponen a esa idea ‘cosmética’ que existe sobre la ciudad.

    La idea surgió de una columna de reclamos de la comunidad que mantiene diario El Universo, que hace uso ‘de la fotografía utilitaria’ que muestra que en determinado lugar hay un hueco.

    “Ellos no se han dado cuenta de que a través de los años han ido construyendo un relato fotográfico de todo lo que no es la ciudad”, afirma Castillo, refiriéndose a los lugares que son invisibilizados dentro de un discurso oficial que describe lo que es Guayaquil.

    Así, el artista establece una relación entre este ejercicio y las obras que ha producido en torno al concepto del ‘glitch’, pues los lugares que retrata en Hacha y Piedra (donde algunas de las fotografías son suyas y otras son del diario porteño) muestran lo que vendrían a ser los ‘glitches’ de la ciudad.

    Pero el interés del artista en esos lugares va más allá de la crítica a la Regeneración Urbana. Con el afán de advertir del peligro a los autos y los peatones, ‘la gente suele poner cosas en los huecos. Hay plantas, cañas o muebles, y se generan relaciones insólitas’, dice.

    Así, cada vez que el pulgar hace presión, la imagen se deteriora más, como si se pixelara. Es un deterioro artesanal, advierte Castillo, que explica que la imagen se daña porque lo que está haciendo es ponerle pausa de forma continua a un DVD.

    “Generé el movimiento de descomposición de la imagen con una operación en loop, dado por una operación de la máquina, y se relaciona con la mano, con la transformación de la figura hasta la abstracción”, dice el artista.

    De esa forma, la obra de Castillo lo que hace es jugar con el concepto de ‘glitch’, al ponerlo en evidencia en lo que sería su ‘forma natural’.

    La siguiente pieza, Poner en una sombra del piso una carne en palito para que los ladrones no la vean, tiene también como protagonista a una mano que deja en el piso una de esas brochetas que en Ecuador conocemos como ‘carne en palito’.

    A decir de la curadora María Inés Plaza Lazo, esta obra “recuerda  a la familiar paranoia cotidiana en Guayaquil, donde la delincuencia es parte de la experiencia colectiva”.

    Compuesto por imágenes tomadas por una antigua cámara de rollo de 35 mm, el video se construye con la secuencia de las fotografías en las que el artista simplemente deja la brocheta en el suelo.

    Este ejercicio forma parte de una serie de experimentos realizados por el artista en las calles de Guayaquil.

    La última pieza de la exposición, Puntos de fuga, formó parte originalmente de una muestra exhibida en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Quito, llamada ‘(Ya no) Es mágico el mundo’.

    En Puntos de fuga, un diestro tirador realiza una serie de disparos que dan en toda la esquina que forman las vigas superiores del edificio del CAC (que antes funcionaba como el Hospital Militar).

    “La persona que dispara es hasta cierto punto como un arquitecto que traza una recta con el trayecto de la bala, acentuando ese punto de fuga del edificio”, dice Castillo.

    Con estas piezas, marcadas todas por la presencia de la mano, Castillo propone un juego entre lo manual y lo digital que refuta la idea de que el arte audiovisual está lejos de la artesanalidad

    Sobre Demolden Video Project como un lugar para exhibir su obra, Castillo dice que el espacio “tiene esa naturaleza híbrida de trabajar con el audiovisual en términos expandidos, no solamente lo que atañe al video arte per sé,y roza al cine experimental, que de alguna manera trabaja el campo de la  imagen en movimiento, de formas crípticas, con posibilidades propositivas”.

     

    Auto-Glitch (TOUCH) from Ilich Castillo on Vimeo.

    Poner una carne en palito en una sombra del piso para que los ladrones no la vean from Ilich Castillo on Vimeo.